MAZINGER Z

          Si hablamos de robots televisivos de siempre, nunca habrá otro tan entrañable y querible como Astroboy.

Si hablamos de una historia con chapa, decimos Robotech, que incluso tuvo sus muchos adeptos en su momento.

Algunos -los más viejos como yo- recordarán a Ultra 7 (que no era un robot!).

Pero el robot y la serie más grossa de todos los tiempos, fue la subersiva, divertida, machista y por demás bizarra: MAZINGER Z


          Después de la bomba atómica todos los ponjas quedaron zarpados -mezcla de horror y admiración- con la historia del átomo, la bomba y el poder gigantezco; despues, la lógica creó monstruos como Godzilla y seres entrañables como Astroboy. La ecuación exacta entre ambos ejemplos daría como creación al robot -ya a esta altura de culto- Mazinger Z.

Lo llamativo del éxito de esta serie es que fue suceso no solo en su Japón natal, sino que también lo hizo en Europa -principalmente en España e Italia-, en los EEUU (igual que Meteoro) y en toda América, llevando el merchandising de la serie a la leyenda de ser uno de los más grandes en ese ítem, a pesar de tanto pikachu y tanta bola de dragón suelta.

          Creada por Go Nagai en 1972 como comic, llegó a las pantallas en diciembre del mismo año por el éxito de ventas de la revista. Unitarios y autoconclusivos, otro atractivo lejos de las actuales "telenovelas" en episodios en que se convirtió el manga por estos días.

Una historia sencilla -héroe que defiende a los suyos por medio del manejo de un robot creado por su padre- pero de alto impacto por ser historias directas -las batallas no duran una eternidad com en Dragon Ball- y con una ultraviolencia inédita.


El romanticismo surge en la memoria cuando uno recuerda al villano de turno, sea el Dr. Hell, el barón Ashler, el conde Decapitado ¿?, el vizconde Pikman o el duque Gordon -toda la realeza!- soltando al robot maléfico de turno en las costas del Japón, con una musiquita tétrica y monocorde de fondo, mientras en una foto fija está el susodicho con el nombre impreso tipo batalla naval: G3, A2, M5, etc.

          En el capítulo 92 llega a su fin la serie, en setiembre de 1974, sin llegar a los dos años de duración.

Ya muertos el Dr. Hell y todos sus sirvientes, el duque Gordon manda a dos monstruos que derrotan fácilmente a Mazinger, Boss y Afrodita, debilitados por la reciente batalla con los robots del Dr. Hell.

Koji solo puede limitarse a ver como destruyen todo lo que siempre defendió -el laboratorio- cuando desde el cielo aparece un nuevo Mazinger, más poderoso y equipado que el anterior, piloteado por Kenzo Kabuto, el padre resucitado del protagonista.


         La secuela (Gran Mazinger)- y derivados (Grandizer, Getter Robot) no llegan a la misma fama y siguen inéditas en la tv de nuestro país.

Actualmente su creador adaptó toda la serie y la agiornó, incluyendo nuevos personajes y con diseño y tratamiento de las historias más al gusto actual. Esta versión tuvo bastante aceptación een el Japón así que esperemos que cruce cuanto antes el charco.





CARACTERÍSTICAS SINGULARES


-El Barón Ashler (¿o baronesa?), malvado mitad hombre mitad mujer, con una voz mixta excelentemente combinada en el doblaje español. Villano que fracasa constantemente, súbdito del Dr. Hell al punto de arrodillarse y pedir piedad en casi todos los episodios y con una ropa realmente rara. Aparte muere a la mitad de la serie!!!!Si hablabamos de bizarro, este personaje se lleva todos los premios. ¡Otra que Florencia de la V!


-Los villanos y sus saludos nazistas, con ropas a la usanza de las huestes del genocida. Casquito y uniforme. De terror.

-Todos los capítulos son machistas al extremo, pero también bastantes risueños. Era común ver castigada a Sayaka Yumi por parte de Koji, tanto física como verbalmente. Hasta en el final de la serie, resucitan al padre de Koji y no a la madre, habiendo sufrido un accidente ¡en conjunto!

-Afrodita A, piloteada por la combativa y rosada Sayaka, es la única mujer de la serie (no podemos contar la mitad del barón Ashler).

A medida con el tono machista de la serie, es a veces mal piloto (las mujeres no saben manejar!) y solo sirven de su robot insulso pero por demás sexy, sus poderosas y ejéctiles tetas.

Imborrable en toda memoria masculina. La galería de gadgets que porta Mazinger es casi inabarcable y fundacional.

El scrander para volar, los rayos fotónicos, rayos láser, vientos huracanados, puños voladores, misiles varios, etc. Un capo armamentista el Z. Nagai fue un adelantado a su tiempo por la exploración de temáticas adultas -sexo y violencia- como también en la explotación comercial de sus personajes.



También la serie creó una galería de estereotipos que marcaron el animé para siempre como un héroe nihilista e impetuoso, un hermano que lo tomaba como ídolo, una relación femenina de amor/odio y simpre hija/sobrina/nieta de algún científico, y un personaje de comedia -en este caso Boss- para alivianar el aspecto dramático de la serie y sumar puntos.

La conjunción de todas estas características hizo de Mazinger Z,un clásico de clásicos dentro de la televisión
argentina.

Comentarios

  1. excelentes posts los de chaplin y mazinger z. un blog que puede crear adicción.
    feliz 2007, y que nos sigamos conociendo durante este año.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Por lo visto tambien te gusta el anime como a mi. Al igual que el arte, jaja.

    Bueno, feliz 2007

    Muy buen blog =)


    Javier

    ResponderEliminar
  3. planeador abajo!! genial mazinger, además Freud fliparía al ver a afrodita lanzar los pechos...

    1 abrazo, y feliz año!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu artístico comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...