De Kubrick a Prince, pasando por Nirvana y Woody Allen

"Los grandes hombres, al igual que las cosas bellas,
siempre tienen puntos en común".
Francois Truffaut



         La idea de esta nota me la dió mi relación con mis dos expresiones artísticas favoritas: cine y música. Ya saben que me gusta relacionar (o comparar según mis críticos) todo lo que me atrae dentro del mundo artístico. Es una nota vieja en verdad, donde contaba que Peter Gabriel lanzaba su esperado y nuevo álbum Up, con problemas de censura en algún video y exactamente ¡diez años! después de su predecesor Us (el anterior era So, otros seis años de diferencia y otro monosílabo).


Me vino a la mente la analogía con Stanley Kubrick, conocido entre otras cosas por tomarse su tiempo entre películas y por sus polémicas. Sus tres últimas obras fueron El Resplandor (1980), Nacido para Matar (1986) y Ojos Bien Cerrados de 1999. Casi las mismas distancias que se tomó Gabriel para realizar su trabajo.

Ahí terminó de germinar la idea. Sobre las no pocas semejanzas entre las estrellas del rock y los directores estrellas del cine. Para mi sorpresa, comenzaron a brotar nombres de rockeros y cineastas ligados por algo más que meras bandas sonoras, que darían para una nota aún mas extensa.


EL RESPLANDOR
          El ejemplo de Gabriel y Kubrick no es azaroso. No solo sé emparentan los tiempos de trabajo si no la misma obsesión perfeccionista. Tanto uno como otro realizaba el trabajo final consumado después de años de planificación y retoques, no dejando por ello de estar activos en ningún momento. Señalados como obsesivos, solitarios, intratables e incapaces de labor en conjunto, en medida extrema en el caso de Kubrick.

En su mejor forma ambos en el mismo período de tiempo, a principios de los 70. La más rica etapa para muchos de Génesis y su rock sinfónico, fue entre 1969 y 1975, hasta que Peter se cansó de dividir las tareas en grupo y comenzó su carrera solista. En el caso del director la mítica 2001, odisea en el espacio (1968), La Naranja Mecánica (1971) y Barry Lyndon (1975), son señaladas como la mejor etapa de su obra por los críticos y la que cimentaron su fama.

Luego, al igual que Gabriel en solitario, Kubrick espaciaría más sus trabajos logrando ambos la misma calidad y reconocimiento que antaño en sus prestigiosas carreras.



SIGNO DE LOS TIEMPOS
          Otro caso es el de Woody Allen y Prince. Dirán ¿Qué tienen que ver un judío y un negro? Tienen y mucho.

No solo la coincidencia de ser músicos, actores y directores a la vez (Woody sigue tocando el clarinete en público y Prince dirigió dos de sus tres películas) sino también por lo prolífico de su obra, la obsesiva permanencia en sus lugares de residencia (uno en Minneápolis con su mansión/estudio de grabación y el otro en su decorado eterno Manhattan), y también por ser mimados incondicionalmente por la crítica especializada aunque muchas veces no lo merezcan.

Woody Allen nos tiene mal acostumbrados a una película por año. Prince ha exigido a sus fans con 2 o 3 discos en el mismo lapso de tiempo, los que los hace fuera de lo común a ambos en las dos artes.

Por sus estilos tan particulares, son artistas del género ámalo-o-déjalo, sin punto intermedio. Considerados independientes dentro del mismo sistema, se nota más claramente esto en Prince por tener desde hace unos años sello propio y por ende una clara autonomía.

Sin interesarles las críticas, se mantienen en su estilo con pocos matices: Funk con arreglos rockeros y comedia de situaciones. Cuando se desvían de ello, son criticados por salirse de sus reglas. Socialmente también análogos por su extrema tímidez y reclusión, de bajo perfil.

Con carreras con altibajos pero con grandes obras, geniales, petisos y quizás, mis dos preferidos.

TIEMPOS VIOLENTOS
          La irrupción arrolladora que hizo Quentin Tarantino en los noventa, con una inusual fuerza creativa, es similar a la sensación de aire renovador que dejó Nirvana en el rock meses antes. Dos artistas surgidos del under y con actitud provocadora. Quentin y Kurt. ¿Dos recicladores o dos genios? Odiados y queridos por igual, solo el tiempo tendrá la respuesta.

Con Perros de la calle (1992) y Tiempos Violentos (1993) este empleado de videoclub se convirtió en el chico malo de hollywood e influencia revitalizadora de toda una nueva generación.

Kurt Cobain y su halo encantadoramente trágico, junto a una excelente banda -pero principalmente por él-, lograron con solo dos discos como Nevermind (1991) e In Útero (1993) destruir el imperante pop liviano de los ochenta mezclando furia y desesperación, destronando de paso a Michael Jackson y Guns N'Roses y creando la movida grunge abriendo el camino a toda una generación de nuevas bandas.

Curiosamente a partir del suicidio de Kurt Cobain -abril del 94- pareció también apagarse la estrella e inspiración de Quentin. Igualmente se espera mucho de él, como esperamos el box-set de canciones inéditas de Nirvana. Dos artistas inigualables dentro de sus contextos.



EL EXTRAÑO MUNDO DE JACK
          El mundo de fantasía que crea Tim Burton en sus películas se parece mucho al que Michael Jackson "vive" realmente desde hace muchos años. Infancia difícil en ambos casos y una particular coincidencia -digna de Freud- en la proliferación de monos.

Wonderland, el parque personal de Michael y El planeta de los simios en el caso de Tim. La analogía más evidente son lo freaks, infantiles y geniales que son los personajes creados por ambos y ellos mismos también.

Seres melancólicos bordeando lo naif, pero con una marcada faceta dark rozando lo paranoico (algunos films de Burton y los eternos problemas judiciales de Michael). Frágiles, antisociales, queribles y peligrosos. Michael sobrevive por el momento editando grandes éxitos.

Aunque con este tipo de artistas nunca se sabe su próxima jugada, esperemos por el bien de la fantasía en el cine y por la propia actualidad de ambos, que Burton envejezca mejor que Michael.



INTELIGENCIA ARTIFICIAL
          Steven Spielberg es un hacedor de films taquilleros y efectistas, lacrimógenos y fantásticos, entretenidos y sólidos. Utilizando en su obra, el costado blando y sentimental del séptimo arte. Puntos en común con otro gran artista con canciones gancheras, pegadizas y populares. Un músico -nombrado desde hace algún tiempo Sir- llamado Paul McCartney.

Siempre presentes ambos en toda lista que se haga de los más populares o vendedores de todos los tiempos. Tanto en cantidad de discos -etapa The Beatles, no tanto en su carrera solista- como en espectadores -Jurassic Park, E.T., Indiana Jones- decayendo los dos ùltimamente pero con sus prestigios intactos y siempre vigentes.

Por siempre cargarán con las pesadas mochilas de sus eternas sombras negras, los difuntos -e idolatrados por ellos mismos- Stanley Kubrick y John Lennon, que no dejarán de sobrevolar amenazantes a sus obras e incluso, a seguir influenciándolas de una manera casi decisiva.



MOULIN ROUGE
          Son análogas la madurez, sapiencia y permanencia en el medio, como así también su condición de mitos, las carreras de Clint Eastwood y Bob Dylan. La crudeza, vivencia callejera y ritmo de Spike Lee y el cantante de rap del momento: Eminem.

La unión/desunión, amor/odio, encuentro/desencuentros de los hermanos Coen y los hermanos Gallagher, aunque estos últimos en una mayor medida. El nivel de lirismo, hermetismo y poesía de Jim Jarmush con nuestro flaco Spinetta.

El paralelismo de las obras de Francis Coppola y Martin Scorsese y su mote de clásicos, se podrían emparentar con los Beatles y los Rolling Stones.

Podría continuar con las semejanzas o extenderme más en alguna de ellas, hasta no podrás estar de acuerdo conmigo en algún ejemplo y quizás tengas otros más, pero creo, que finalmente que vamos a coincidir en un punto:






Son el cine y la música tan inseparables en nosotros y nuestros recuerdos porque nos despiertan sensaciones persiguiendo un único fin: Hacernos mejor y más llevaderas
nuestras vidas.

13 comentarios:

  1. Genial el post. No creo que importe mucho esto pero me anoté el link a este blog en el mío (¡sos famoso!)

    ResponderEliminar
  2. Tocás muchos temas para comentar, pero voy a dejarte un corolario a una parte: otra coincidencia entre Woody Allen y Prince es la atracción que están sintiendo ahora por Londres. Parece que Prince se muda a Inglaterra este año o el que viene.
    Por otro lado, Woody Allen está haciendo sólo boludeces últimamente, mientras que Prince mantiene cierto nivel de interés en sus últimos discos, aunque, como Allen, ha dejado de ser un artista de vanguardia.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta pasarme por tu blog, me encantan las reflexiones que haces, las comparaciones son genialmente inesperadas, pero luego te das cuenta de que sí, que son muy oportunas. Me ha encantado en especial la de Tarantino Y Cobain, ambos me encantan. Por otro lado idolatro a Burton y detesto a Jackson, espero como bien dices espero que no degenere del mismo modo a nivel personal, ya que a mi gusto, Burton no hace una peli realmente buena en los ultimos años, desde Big Fish, diria. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Ah....
    Viejo, es mi primer comentario acá.
    Excelente comentario el tuyo, eh?
    Aunque me sigue pareciendo un poco arriesgado hacer esta clase de parangones...
    solo me queda una pregunta....

    ¿Que pasó con Robert Rodriguez?
    Tal vez no sea el que tremendo director, pero se hecho su nombre ¿no? me agradaría saber con que músico le comparas.

    ResponderEliminar
  5. que buen comentario...muy interesante de leer, se nota tu interes ppor ciertos temas.

    saludos

    ResponderEliminar
  6. Ramiro, Scissorhands y Alfredo: Gracias por todo...

    Leandro: tienes razon, como en casi todos tus comentarios...

    Pandark: Bienvenido man!... (Robert Rodrigues es un niño-loco por las cosas que hace, no se me ocurre ahora nadie pero tendria q ser un musico aniñado, sin ego y fantasioso)
    Cuando el arte ataque

    Prince solo Prince

    ResponderEliminar
  7. Gracias por las fotos, Restringi mi blog personal, ya te contara Edu, no obstante puedes seguirnos como siempre en nuestra crema de estrellas www.ennuestraconstelacion.blogspot.com

    Les invito a todos!!!

    ResponderEliminar
  8. Hola como estas? que hace bastante que no me paso x este blog donde te conoci xq odiabas a Phil Collins, jiji, y despues lo fuiste descubriendo, recuerdas el dia en que salimos en el diario Clarin y en el Ole? En verdad un gusto verte el otro domingo y espero que nos veamos pronto en unos dias, un saludo y los post geniales como siempre, un gustazo, Eduardo desde Buenos Aires, jiji, saludos, dew dew.

    ResponderEliminar
  9. Increíble las comparaciones que haces, solo comprueba una vez màs que las coincidencias no existen.

    Más aún, debería preguntarme... cómo es que haces para descubrir estas "aliaciones"
    ¿Eres un extraterrestre?

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. oye, pues a mí me encantan las "comparaciones" que haces, quizás a algunos les moleste no poder llegar a esas deducciones ellos solitos...

    1 abrazo

    ResponderEliminar
  11. Un post, como siempre de soberbia elaboración. Me encantan los títulos y lo ecléctico de los temas que tocas. Creo que hay algo europeo en todos estos artistas norteamericanos que nombras. Saludos!

    ResponderEliminar
  12. WOW!!!!

    QUE EXCELENTE POST!!
    te pasastes!!! quedé al día..!!

    He cometido el gran error, pero no a propósito, de no haber visto todavía ninguna película de WOODY ALLEN...ya me estoy desesperando...jejejeje

    Stanley Kubrick, MAESTRO, uno de mis maximos referentes del cine...de hecho monte una exposición en la U sobre su vida y obra....

    Saludos!!

    http://kinettic.blogspot.com

    ResponderEliminar
  13. Cine y música: a Emir Kusturica se lo puede comparar con... Emir Kusturica; el tipo es un genio tanto detrás de la cámara como cuando se junta con su No Smoking Orchestra.

    ResponderEliminar

Gracias por tu artístico comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...