Mi pelota de la infancia





     Por qué las cosas quedan grabadas en la memoria a veces es inexplicable. Tuve mil pelotas, pero "la pelota" siempre fue la que tenía en cada gajo la bandera de cada país participante del Mundial 78, que se realizó justo acá en Argentina (sí, así de viejo soy). Recuerdo mirarla por horas estudiándola viendo el desfile de banderas en detalle, tocarla, darla vuelta y volver a y mirarla una y otra vez con el mismo entusiasmo.


No podía jugar con ella en el comedor de casa solo, ni siquiera con mi hermano, debía "mostrarla". Entonces fue llevarla a la plaza de siempre a jugar con los demás chicos.

Todo lo que pasó está fresco aún hoy. Encaré entre medio de las piernas infantiles hacia el arco imaginario, le pegué fuerte, arriba e inatajable y pegó en el borde en punta del monumento central haciendo ruido por el cuero nuevo. Cruzó todo el ancho de la plaza, salió a la calle y un colectivo la destrozó. Una explosión. Ni paró. A propósito fue, creo.


    En verdad no recuerdo del todo bien si me la llevé así a casa toda chatita. Y hasta dudo a veces de si fuí yo el que la pateó en ese momento. Pero si la recuerdo bien clarito a ella hoy todavía.

30 comentarios:

  1. Muy buen recuerdo. Por cierto hermano, tengo en tigrero dos artículos que tienen que ver con Argentina. Uno tiene que ver con lo que hablamos últimamente. Anota en google "Iluminados por el fuego, recuerdo a sacudones" y el otro "El último bandoneón, la respiración del tango" Es más, he pensado que cuando hable de tu blog voy a incorporar la sección ARGENTINA en el índice de tigrero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta eso del índice, estaría muy bueno... La primera entrada que me decís la leí la del tango no, voy a hacerlo 👌😉

      Eliminar
  2. buen relato corto para concurso: Posta.
    las ilusiones son como una pelota nueva : Cualquier bondi pasa y te las pasa a valores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmm no lo creo, no lo hice con ese fin... Gracias igual... La idea es de a poco (y si me animo) hacer el blog un poco mas personal...

      Los colectiveros son un poco así je 😒

      Eliminar
  3. POr lo que contás, da la impresión de que el colectivero la pisó, con toda intención.
    Todo un recuerdo el que contás, algo nostalgico convertido en frustración.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que recuerdo es que no hizo el esfuerzo como para parar, aunque mi visión de niño no sé como tomó la acción... 😏

      Eliminar
  4. No me extraña que te acuerdes de ese momento, menuda tragedia.

    Bonita pelota.

    Un abrazo fuerte, que hacía tiempo que no te visitaba ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola master, es que estaba alejado de estos pagos... Ya pasaré por ahí también 😊✌

      Eliminar
  5. Hay objetos que marcan nuestras vidas, un juguete, una taza, una prenda de vestir, un libro o cómic, así es el hombre de material. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Y siendo argentino que otra cosa que una pelota no? Ja 😊👍 ⚽

    ResponderEliminar
  7. Triste recuerdo pero lindo. Y así es la vida, a veces nos quita lo más querido y más encima ni nos permite recordar cómo ocurrió.
    Lo importante es que ahí estuvo esa joyita para ti master...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El recuerdo para mi sigue siendo lindo y algo amargo, apenas... Como la vida... Saludos 🙋🙋

      Eliminar
  8. Eso es para traumatizar a cualquiera...
    Ahora entiendo porqué nunca llegaste a ser un Maradona...
    :P

    Un beso, JLO.
    Me alegra tenerte de vuelta y que el arte ataque!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No jugaba mal eh! Ponele como un 10% de Diego jaja...

      Por acá andaremos 😉👋

      Eliminar
  9. Tu evocación podría ser parte de Este jueves, un relato. El tema de la semana es la infancias.
    Podrías poner el enlace. Y ser parte de los jueveros.

    http://blogdemjmoreno.blogspot.com.ar/2016/11/este-jueves-un-relato-la-ninez.html

    ResponderEliminar
  10. No conocia tu blog pero veo que has llegado aqui gracias al amigo Demiurgo.La pelota es preciosa, como para quedar traumatizado. Nunca consegui meter un gol, me fallaba mi pierna derecha y la otra no me hacia mucho caso.Muy bueno tu relato,ah! Y por lo que veo yo soy mas vieja que tu. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida entonces... Ambos vimos ese mundial intuyo ja... Saludos 😃

      Eliminar
  11. Aaawww pobrecito, ya imagino ver su carita de pesadumbre al ver la pelota estrujada por el colectivo. Buen relato, una rememoración con un final de desdicha para el chiquillo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sonó lejos la explosión, no la viví de cerca... De algo me salvé... Saludos 👌😊

      Eliminar
  12. Aquí vuelvo, hoy te leo dos veces. Me identifiqué en parte porque estuve en México cuando se jugó el mundial de fútbol allí y me enamoré de las banderas de los países. Había puestos en que las vendían e hice la colección completa.
    Lástima el final de la pelota, seguro que debió ser doloroso.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienen su magnetismo las banderas eh... Abrazo master 😁✌

      Eliminar
  13. Una pelota bien curiosa, muy bonita. Entonces, la portería podía ser cualquier cosa, ahí radicaba la imaginación.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando se juega de chico cualquier cosa puede usarse de palo de portería... Hasta las cosas mas inverosímiles...

      Beso Carmen 🙋

      Eliminar
  14. Hola; por muy viejo que seas, creo que a todos los que salíamos con balón a jugar al lado de una carretera le pasó algo parecido. En mi caso, un balón de baloncesto terminó escachado por un camión. Menuda cara de circunstancias.

    Me encantó el relato, me sacaste una sonrisa y me hiciste volver a la infancia. Un abrazo. Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Pablo, vos me entendes entonces por lo que pasé ha... Otro para vos y gracias 👌😉

      Eliminar
  15. Los niños y los balones. Cuando jugábamos en la calle, las niñas con nuestros juegos de muñecas odiábamos a los machotes que con la pelota intentaban siempre aguarnos la fiesta jajaja. Me ha gustado que compartas tu recuerdo. Gracias por participar. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos re pesados con la pelota, lo reconozco... Y no sólo de niños claro 😊

      Gracias a vos por pasar y comentar 👍😉

      Eliminar
  16. ¡¡Todo un cuento de Fontanarrosa!!
    Esa pelota estaba buenísima. Alguna vez jugué con una de esas, pero ya era una reliquia que alguno le había robado a un tio, primo o hermano mayor. Alguna vez también jugué con la Tango del 78.
    Pero soy de la generación de niños Italia 90 con una pelota un poco más liviana. Pero el que tenía esa era rico o con una suerte gigantesca
    Te juro que apenas vi el título de la entrada creí que hablarías de la pulpito.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy taaaan viejo para tener esa pelota de cabecera, pero vos habrás jugado con alguna de esas marrones de goma y lo que picaba un pelotazo de esas! Si era en la cara bueno, te hacía cirugía estética donde tocaba... 😞

      Jugaste con la Tango??!!! Creo que no hay pelota mas hermosa... La mia era eso, mía, la mas linda ja 😏

      Eliminar
  17. Que feo que te exploten así tan lindo regalo y sentido.. Me imagino que mínimo lo habrás corrido al chofer de ese vehículo no???

    ResponderEliminar

Gracias por tu artístico comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...