lunes, 30 de julio de 2007

Ingmar Bergman... (y Woody Allen)

Otra muerte pesada, esta vez la de un grande del cine. Parece esto un blog de obituarios ya! Pero murió Ingmar Bergman. El hombre que tan bien tratara a la muerte en sus films. Pero esto es solo una excusa para sacrilizar el recuerdo y mostrar la pluma de Woody. Sí, otra vez Woody.

Una demostración más del genio de Woody Allen con las palabras, que se trasladan a sus cuentos o a sus guiones entre divertidos y asombrosos. Un sketch entre un hombre y su muerte, con toda la influencia posible de Bergman y su Séptimo Sello.

La muerte y Woody: un clásico ya. Sé que es un cuento largo. Larguísimo diría yo. Y al que llegue al final... felicitaciones.


Nat: ¿Qué diablos es eso? (Trepando torpemente por la ventana, aparece una figura sombría y con capa. El intruso viste una capucha negra y ropa ajustada al cuerpo también de color negro. La capucha le cubre la cabeza, pero no la cara que es de mediana edad y absolutamente blanca. Resopla sonoramente y luego salta por encima del marco de la ventana y cae en la habitación.)
La Muerte: ¡Dios santo! Casi me rompo el cuello.
Nat (observando perplejo): ¿Quién es usted?
La Muerte: La Muerte.
Nat: ¿Quién?
La Muerte: Escuche... ¿puedo sentarme? Casi me rompo el cuello. Estoy temblando como una hoja.
Nat: ¿Quién es usted?
La Muerte: La Muerte. ¿No tendría un vaso de agua?
Nat: ¿La Muerte? ¿Qué quiere decir... La Muerte?
La Muerte: ¿Qué diablos le pasa? ¿No ve mi traje negro y mi rostro blanco?
Nat: Sí.
La Muerte: ¿Y le parece que puedo ser Pinocho?
Nat: No.
La Muerte: Entonces soy La Muerte. Ahora bien, ¿podría darme un vaso de agua... o una agua tónica?
Nat: Si se trata de una broma...
La Muerte: ¿Qué clase de broma? ¿Tiene cincuenta y siete años? ¿Nat Ackerman? ¿Calle Pacific 118? A menos que me haya equivocado... ¿dónde habré dejado el papel? (Se revisa los bolsillos hasta que saca una tarjeta con una dirección. La verifica.)
Nat: ¿Qué quiere conmigo?
La Muerte: ¿Que qué quiero? ¿Qué le parece que quiero?
Nat: Debe estar bromeando. Estoy en perfecto estado de salud.
La Muerte (sin dejarse impresionar): Uh-uh. (Mira en derredor) Es un hermoso lugar. ¿Lo hizo usted mismo?
Nat: Tuvimos una decoradora, pero yo la ayudé.
La Muerte (mirando una foto en la pared): Me encantan esos chicos de ojos grandes.
Nat: No quiero irme todavía.
La Muerte: ¿Usted no quiere irse? Por favor, no empecemos. No empeore las cosas, la subida me ha mareado.
Nat: ¿Qué subida?
La Muerte: Subí por el tubo del desagüe. Quería hacer una entrada dramática. Vi las ventanas abiertas y pensé que usted estaría despierto leyendo. Imaginé que sería divertido subir y entrar así, por las buenas, ya sabe... (Chasquea los dedos.) Pero me enganché el tacón en una enredadera, se rompió el tubo y me quedé colgado por un pelo. Después, se me rompió la capa. Mire, mejor vámonos de una vez. Ha sido una noche terrible.
Nat: ¿Con que me ha roto, además, el tubo del desagüe?
La Muerte: Roto, roto, no, sólo un poco torcido. ¿No oyó nada? Me pegué un porrazo en el suelo.
Nat: Estaba leyendo.
La Muerte: Entonces debía estar muy concentrado. (Hojea el periódico que leía Nat.) «Colegialas sorprendidas en una orgía de marihuana». ¿Me lo presta?
Nat: Aún no he terminado.
La Muerte: Bueno... no sé cómo decírselo, amigo, pero...
Nat: ¿Por qué no tocó el timbre de abajo?
La Muerte: ¿Y qué si no estoy tratando de explicarle? Podría haberlo hecho, pero ¿qué impresión le habría causado? Así queda más dramático. Pasa algo. ¿Ha leído Fausto?
Nat: ¿Qué?
La Muerte: ¿Y qué habría ocurrido, si estuviese acompañado? Estaría sentado, ahí, con gente importante. Llego yo, La Muerte. ¿Qué le parece mejor? ¿Que toque el timbre o aparezca de pronto? ¿En qué está pensando, hombre?
Nat: Escuche, señor, es muy tarde.
La Muerte: Tiene razón. Bueno, ¿vamos?
Nat: ¿Adónde?
La Muerte: La Muerte. Eso. La Cosa. Los Felices Campos de Caza. (Se mira la rodilla.) ¿Sabe?, es una herida bastante profunda. Mi primer trabajo y puede que me venga una gangrena.
Nat: Espere un minuto. Necesito tiempo. No estoy listo para ir.
La Muerte: Lo lamento mucho. No puedo hacer nada por usted. Me gustaría, pero es la hora.
Nat: ¿Cómo puede ser la hora? ¿Si acabo de asociarme con «Original-Prét-a-porter»?
La Muerte: ¿Qué diferencia hay entre un par de billetes más o un par de billetes menos?
Nat: ¡Claro! A usted, ¿qué le importa? Debe tener todos los gastos pagados.
La Muerte: ¿Quiere venir conmigo ahora?
Nat (estudiándolo): Perdone, pero no puedo creer que sea usted la Muerte.
La Muerte: ¿Por qué? ¿Qué se esperaba... Rock Hudson?
Nat: No, no se trata de eso.
La Muerte: Siento mucho haberle desilusionado, pero, oiga usted...
Nat: No se enfade. No sé; siempre pensé que usted sería... eh... un poco más alto.
La Muerte: Mido un metro setenta. Es normal para mi peso.
Nat: Se parece algo a mí.
La Muerte: ¿Ya quién tendría que parecerme? Al fin y al cabo soy su Muerte.
Nat: Déme un poco de tiempo. Un día más.
La Muerte: No puedo, ¿qué quiere que le diga?
Nat: Un día más. Veinticuatro horas.
La Muerte: ¿Para qué las necesita? La radio dijo que mañana llovería.
Nat: ¿No podríamos llegar a algún acuerdo?
La Muerte: ¿Como cuál?
Nat: ¿Juega al ajedrez?
La Muerte: No.
Nat: Una vez vi una foto suya jugando al ajedrez.
La Muerte: No podría ser yo porque no juego al ajedrez. Gin rummy, quizás.
Nat: ¿Juega al gin rummy?
La Muerte: ¿Si juego al rummy? ¿Juega Cruyff al fútbol?
Nat: Es muy bueno ¿eh?
La Muerte: Muy bueno.
Nat: Le diré lo que haré...
La Muerte: No quiera llegar a ningún acuerdo conmigo.
Nat: Le reto al gin rummy. Si gana, me voy en seguida. Si gano, me da un poco más de tiempo. Un poquitín... un día más.
La Muerte: ¿Y quién tiene tiempo para jugar al rummy?
Nat: Vamos, vamos. Dice que es tan bueno...
La Muerte: Aunque me gustaría hacer una partidita...
Nat: Vamos, compórtese como un caballero. Jugamos media hora.
La Muerte: En realidad, no debería...
Nat: Aquí mismo tengo las cartas. No se ahogue en un vaso de agua. Vamos.
La Muerte: De acuerdo, empecemos. Juguemos un poco. Me relajará.
Nat (tomando las cartas, una hoja para anotar, un lápiz): No se arrepentirá.
La Muerte: No me dore la píldora. Vamos a las cartas, déme una agua tónica y algo de picar. ¡Vaya! Aparece un desconocido en su casa y usted no tiene ni patatas fritas para ofrecerle.
Nat: Abajo, hay galletas en un plato.
La Muerte: ¿Galletas? ¿Y si viene el presidente, qué? ¿También le daría galletas?
Nat: Usted no es el presidente.
La Muerte: Dé las cartas. (Nat da y sirve un cinco.)
Nat: ¿Quiere jugar a una décima de centavo para hacerlo más interesante?
La Muerte: ¿No le parece aún lo suficientemente interesante para usted?
Nat: Juego mejor si hay dinero de por medio.
La Muerte: Lo que usted diga, Newt.
Nat: Nat. Nat Ackerman. ¿No sabe mi nombre?
La Muerte: Newt, Nat... ¡tengo tanta jaqueca!
Nat: ¿Quiere ese cinco?
La Muerte: No.
Nat: Entonces, recoja.
La Muerte (mirando sus cartas mientras recoje): Dios santo, aquí no conseguí nada.
Nat: ¿A qué se parece?
La Muerte: ¿A qué se parece qué? (A lo largo de la siguiente conversación, cogen y abren cartas)
Nat: La Muerte.
La Muerte: ¿Cómo tendría que ser? Usted abrió allí.
Nat: ¿Hay algo después?
La Muerte: Aaahh, se está guardando los dos.
Nat: Le estoy preguntando. ¿Hay algo después?
La Muerte (con aire ausente): Ya verá.
Nat: Ah, entonces, ¿voy a ver algo?
La Muerte: Pues, quizás no tendría que habérselo dicho de ese modo. Descarte.
Nat: No suelta usted prenda, ¿eh?
La Muerte: Estoy jugando a las cartas.
Nat: Pues bien, juegue.
La Muerte: Mientras tanto, le estoy regalando una carta tras otra.
Nat: No mire el pozo.
La Muerte: No estoy mirando. Lo estoy poniendo recto. ¿Cuál fue la carta para cerrar?
Nat: ¿Ya está listo para cerrar?
La Muerte: ¿Quién le dijo que estaba listo para cerrar? Lo único que pregunté es con qué carta se cierra.
Nat: Y lo único que yo pregunto es si debo esperar algo para después.
La Muerte: Juegue.
Nat: ¿No puede decirme nada? ¿Adónde vamos?
La Muerte: ¿Nosotros? Para decirle la verdad, usted tropezará en un montón de pliegues en el suelo y se caerá.
Nat: ¡Oh, no quiero verlo! ¿Me va a doler?
La Muerte: Un par de segundos. ¿Qué tal con cuatro puntos?
Nat: ¿Cierra y se va?
La Muerte: ¿Son buenos cuatro puntos?
Nat: No, yo tengo dos.
La Muerte: Está bromeando.
Nat: No, usted pierde.
La Muerte: ¡Dios santo! Y pensar que creía estar guardando los seis.
Nat: No, su turno. Veinte puntos y dos cajas. Dé. (La Muerte da las cartas) Debo caerme al suelo, ¿eh? ¿No puedo estar de pie sobre el sofá cuando suceda?
La Muerte: No, juegue.
Nat: ¿Por qué no?
La Muerte: ¡Porque todo el mundo se cae al suelo! Déjeme en paz. Estoy tratando de concentrarme.
Nat: ¿Por qué tiene que ser al suelo? ¡Es lo único que digo! ¿Por qué demonios no puedo estar al lado de un sofá cuando suceda?
La Muerte: Haré lo que pueda. ¿Quiere jugar, sí o no?
Nat: De eso estoy hablando. Usted me recuerda a Moe Leftkowitz. Tozudo como una mula.
La Muerte: ¿Que le recuerdo a Moe Lefkowitz? ¡Soy una de las figuras más terroríficas que pueda imaginarse y al señor le recuerdo a Moe Leftkowitz! ¿Quién es? ¿Un peletero?
Nat: Ya le gustaría ser ese peletero. Hace ochenta mil dólares al año. Fabricante de pasamanos. Tiene su propia fábrica. Dos puntos.
La Muerte: ¿Qué?
Nat: Dos puntos. Voy. ¿Qué tiene?
La Muerte: Tengo una mano como el resultado de un partido de baloncesto.
Nat: Y son espadas.
La Muerte: ¡Si no hablara tanto! (Vuelven a dar y siguen el juego.)
Nat: ¿Qué quiso decir cuando dijo que era su primer trabajo?
La Muerte: ¿Qué le parece?
Nat: ¿Quería decirme acaso... que antes de mí no ha muerto nadie?
La Muerte: Por supuesto que sí. Pero yo no los llevé.
Nat: Entonces, ¿quién lo hizo?
La Muerte: Los otros.
Nat: ¿Hay otros?
La Muerte: Claro. Cada uno tiene su forma personal de irse.
Nat: No lo sabía.
La Muerte: ¿Por qué habría de saberlo? ¿Quién se cree que es al fin y al cabo?
Nat: ¿Qué pretende decir con eso de quién me creo que soy? ¿Acaso soy un Don Nadie?
La Muerte: Nadie no. Es un confeccionista de prét-á-porter. ¿De dónde va a sacar un conocimiento de los misterios eternos?
Nat: ¿De qué está hablando? Yo gano mucha plata. Envié mis dos chicos a la universidad. Uno está en publicidad, el otro se casó. Tengo casa propia. Llevo un Chrysler. Mi mujer tiene lo que se le antoja. Criadas, abrigo de visón, vacaciones. En este momento está en Edén Roe. Cincuenta dólares al día sólo porque quiere estar cerca de su hermana. Tengo que reunirme con ella la semana que viene, entonces, ¿qué piensa que soy? ¿Un tipo de la calle?
La Muerte: Está bien. No sea tan quisquilloso.
Nat: ¿Quién es quisquilloso?
La Muerte: Yo también podría enfadarme porque me ha insultado.
Nat: ¿Quién le ha insultado?
La Muerte: ¿No dijo que lo había desilusionado?
Nat: ¿Qué espera? ¿Pretende que tire la casa por la ventana?
La Muerte: No estoy hablando de eso. Quiero decir, yo personalmente, que soy demasiado bajo, que soy eso, que soy lo otro.
Nat: Dije que se parecía a mí. Es como un reflejo.
La Muerte: OK, está bien, corte, corte. (Continúan jugando mientras sube el volumen de la música y se van apagando las luces hasta la oscuridad total. Las luces vuelven a encenderse lentamente; ha pasado el tiempo y se ha terminado la partida. Nat anota los puntajes.)
Nat: Sesenta y ocho... ciento cincuenta... Bueno, ha perdido.
La Muerte (mirando, abatido, los naipes): Sabía que no debía haber tirado ese nueve. ¡Mierda!
Nat: Entonces, le veo mañana.
La Muerte: ¿Qué significa eso de que me ve mañana?
Nat: Me gané un día extra. Ahora déjeme.
La Muerte: ¿Habla en serio?
Nat: Un trato es un trato.
La Muerte: Sí, pero...
Nat: No me venga con «peros». Gané veinticuatro horas. Vuelva mañana.
La Muerte: No sabía que jugábamos por tiempo.
Nat: Lo siento mucho. Tendría que prestar más atención.
La Muerte: ¿Y ahora qué voy a hacer durante veinticuatro horas?
Nat: A mí, ¿qué me importa? El asunto es que le gané un día extra.
La Muerte: ¿Qué quiere que haga... que camine por las calles?
Nat: Métase en un hotel, váyase al cine. Tome un baño de vapor. ¡No haga de eso un asunto de Estado!
La Muerte: A lo mejor se ha equivocado al contar.
Nat: No sólo no me he equivocado, sino que me debe, además, veintiocho dólares.
La Muerte: ¿Qué?
Nat: Así es, amigo. Aquí está, léalo.
La Muerte (revisándose los bolsillos): Tengo sólo unas cuantas monedas, pero no veintiocho dólares.
Nat: Le acepto un cheque.
La Muerte: ¿Un cheque? ¿En qué cuenta?
Nat: ¡Si todos mis clientes fueran como usted!
La Muerte: Ponga un pleito, demándeme, haga lo que quiera. ¿Cómo voy a tener yo una cuenta corriente?
Nat: Muy bien, muy bien. Déme lo que tenga y quedamos en paz.
La Muerte: Escuche, necesito este dinero.
Nat: ¿Por qué va a necesitar dinero la Muerte? Cuénteselo a su tía.
La Muerte: No haga bromitas. Está a punto de ir al Más Allá.
Nat: ¿Y qué?
La Muerte: ¿Cómo, y qué? ¿Sabe lo lejos que está?
Nat: ¿Y qué?
La Muerte: Y la gasolina ¿qué? ¿Y el peaje?
Nat: ¿Con que vamos en coche?
La Muerte: Ya verá. (Agitado) Mire, vuelvo mañana y me da otra oportunidad para recuperar mi pasta, ¿eh? De lo contrario, tendré problemas.
Nat: Como quiera. Es muy posible que gane una semana extra o un mes. Quizá, un año... Del modo que juega...
La Muerte: Mientras tanto, me he quedado sin un peso.
Nat: ¡Hasta mañana!
La Muerte (empujado hacia la puerta): ¿Dónde hay un buen hotel? ¿Qué hablo de hoteles si no tengo un céntimo? Iré a sentarme en una confitería. (Recoge el «News».)
Nat: Eh, deje eso. Es mi diario. (Se lo saca)
La Muerte (yéndose): ¡Y pensar que pude agarrarlo y llevármelo sin problemas! ¿Por qué me dejé enrollar con el rummy?
Nat (llamándole): Y tenga cuidado al bajar. ¡En uno de los escalones, la alfombra está suelta! (Y, al instante, se oye un gran estruendo y el sonido de alguien que cae. Nat suspira, luego se dirige a la mesita de noche y hace una llamada telefónica.)

Nat: ¿Hola, Moe? Yo. Escucha, no sé si alguien me ha hecho una broma o qué, pero la Muerte acaba de estar aquí. Jugamos un poco al rummy... No, la Muerte. En persona. O alguien que afirma ser la Muerte. Pero, Moe, ¡es el rey de los huevones!


viernes, 27 de julio de 2007

QUEEN - Spread your wings

Siguiendo con la postura de poner los mejores temas de la banda de sonido de mi vida, surgió enseguida el nombre "Queen".

El tema es que todos sabemos que Rapsodia Bohemia es su mejor tema, del rock todo digo, obvio. Pero lo vimos miles de veces. Así que postearlo era poco original.

Haciendo memoria, se me vino caprichosamente este tema. Luego otros veinte. Pero me quedo con la primera intuición, un tema de un disco muy bueno y de una etapa poderosa de Queen en los setenta.

La letra tampoco esta mal y que decir de ellos mismos. Me gusta como toca Deacon, su estilo, el sonido de la batería de Taylor, la guitarra de May es otro capítulo aparte.

Y Freddy. El cantante titular en mi hipotético seleccionado de músicos.

Aquí Abre tus alas, de otro grupo alado...


jueves, 26 de julio de 2007

EL ETERNAUTA



         Obra máxima del comic argentino, tanto es así que hay un antes y un después de El Eternauta. Creación de Oesterheld (1917 - 1977) hace 50 años, la noticia que nos devuelve el recuerdo es que en estos días (fuente diario Clarín) se van a entregar gratuitamente en los colegios este tremendo comic junto a otros titulos indispensables.

Además de la historia del héroe Juan Salvo, se incluye una biografía de su autor, secuestrado y desaparecido en el año 1977 por la dictadura militar junto a sus cuatro hijas, dos yernos y cuatro nietos.

Los gurbos, los manos, la pelea en la cancha de River, Martita, recuerdos no solo de la infancia.

Este comic es de relectura constante por descubrir las varias capas de información distintas que se tejen (cultural, política, social, de guión) y que se escapaban en la niñez (como al leer Mafalda), pero que enriquecen la lectura actual.

Lo sucedido con Fontanarrosa pone a flor de piel el recuerdo y la pérdida de estos artistas y sus personajes entrañables.

Oesterheld
, Fontanarrosa y Quino podrían ser tranquilamente, la santa trinidad del comic nacional.


Ciencia ficción como nunca en plena capital de Buenos Aires, unas segunda y tercera parte que no le hacen honor a la primera (no leí lo nuevo que se realizó con este personaje), hacen de El Eternauta y su autor, un referente de la cultura Argentina.

lunes, 23 de julio de 2007

WOODY ALLEN - Cuento

El secuestro extravagante

Medio muerto de inanición, Kermit Kroll entró tamabaleándose en el salón de la casa de sus padres, quienes le esperaban ansiosos en compañía del inspector Ford.

-Gracias por pagar el rescate, familia -exclamó Kermit-. Nunca creí salir vivo de allí.

-Cuénteme lo que pasó -dijo el inspector Ford.

-Iba hacia el centro para que me ahormasen el sombrero, cuando se paró un Sedán y dos hombres me preguntaron si quería ver un caballo que sabía recitar la declaración de Gettysburg de corrido.
Contesté que bueno y subí. Luego ya no sé más excepto que me dieron cloroformo y que me desperté atado a una silla y con los ojos vendados.


El inspector Ford examinó la nota de rescate: "Queridos mamá y papá: Dejar 50.000 dólares en una bolsa debajo del puente de Decatour Street. Si no hay puente en Decatour Street, por favor construir uno. Me tratan bien, tengo alojamiento y buena comida, aunque ayer por la noche las almejas de lata estaban demasiado cocidas.
Enviar el dinero rápidamente porque si no se sabe nada de ustedes en varios días, el hombre que ahora me hace la cama me estrangulará. Los quiere, Kermit.


P.D.: Esto no es una broma. Adjunto una broma para que puedan apreciar la diferencia."

-¿Se le ocurre alguna idea de donde lo podían mantener encerrado?

-No. Oía solo un ruido extraño fuera de la ventana.

-¿Extraño?

-Sí. ¿Conoce el ruido que hace el arenque cuando se le cuenta una mentira?

-Hummmmmm -murmuró el inspector Ford


- ¿Y como logró escapar por fin?

-Les dije que quería ir al béisbol, pero que tenía solo una entrada. Me dijeron que bueno, con la condición de que llevase la venda puesta y prometiera volver a la medianoche. Así lo hice, pero al tercer cuarto de hora los Gigantes llevaban mucha ventaja, así que me aburrí, salí y me vine para acá.

-Muy interesante -exclamó el inspector Ford- Ahora sé que este secuestro ha sido fingido. Creo que lo ha preparado usted para sacarle el dinero a sus padres.

¿Como lo descubrió el inspector Ford? Aunque Kermit Kroll vivía aún con sus padres, éstos contaban con ochenta años y él sesenta. Unos secuestradores de verdad jamás raptarían a un niño de sesenta años... ya que no tiene sentido.

PINK FLOYD - Great Gig In The Sky





Aclaro que no soy fan de Pink Floyd. En ese estilo musical, rock progresivo o como se llame, lo mas cercano que me gusta es Queen y últimamente, podría agregar también a Génesis, con y sin Gabriel.

Pero si alguna vez tuviera que elegir los mejores temas de mi vida (y sí, algún día lo haré por que no aquí en este blog), no podría dejar de incluir este tema de los Floyd.


Great Gig In The Sky quizá no sea el mas claro ejemplo de la música de Pink Floyd, pero es tan original e intenso que eso en verdad no importa.



Comienza con una exquisita intro de piano para luego seguir con un ataque de la batería y dar paso a esos coros femeninos devastadores, desgarradores, demoledores (podría seguir adjetivando sin exagerar), que sin dudas son el alma de la canción y una de las mejores vocalizaciones que escuché en una canción de rock.

Al revés de lo común, es una canción que comienza con intensidad y que luego se va desvaneciendo lentamente. Según leí, la letra es profunda, hablando de la inminencia de la muerte. 

Un tema de ensueño...






Queen y Bowie - Under Pressure

Queen - Spread your wings

David Bowie - Space Oddity

Radiohead - Creep

Beatles - I want you (She's so heavy)

Stevie Ray Vaughan - Cold shot

Queen - Don't stop me now

Soundgarden - Black hole sun




viernes, 20 de julio de 2007

EL NEGRO FONTANARROSA


          Y un día se nos fue. Uno sabe que lo bueno no dura para siempre. El creador de Inodoro Pereyra y Boogie el aceitoso, el hincha fanático de Rosario Central, el negro, falleció a los 62 años.

Sus creaciones en Argentina solo pueden ser comparadas con íconos de la talla de Mafalda o El Eternauta. Sus cuentos y novelas con los de Cortázar. Sus dibujos con los de Rep. Sus chistes con los de Caloi.
Pero él, era/es completo. Y como ser humano, según lo que dicen, nadie le llegó siquiera a la altura de su rara barba.

Un personaje tan divino y querible como muchos de los que habitaban sus geniales cuentos irreales y bien futboleros.

Como diría el Mendieta al enterarse de esta noticia: Que lo parió...

“Yo creo que no es una pérdida, son como 10,
15 pérdidas de un solo tiro. Y es muy doloroso”
José Hernández , caricaturista mexicano.

La web de Fontanarrosa

Bio y cuento en blog amigo
          "De mí se dirá posiblemente que soy un escritor cómico, a lo sumo. Y será cierto. No me interesa demasiado la definición que se haga de mí. No aspiro al Nobel de Literatura. Yo me doy por muy bien pagado cuando alguien se me acerca y me dice: me cagué de risa con tu libro" Fontanarrosa

martes, 17 de julio de 2007

TOP 10 PELICULAS DE ANIMACION


     Primero, la excusa fue acompañar a mi hermano menor Martín. Luego a mi sobrina Rocío. Y ahora es a mi hija Gricel.

Pero detrás de todo viene el placer por ver películas animadas.

Es decir que entre el cine, el vhs y el dvd vi muchas de ellas repetidas veces. Casi un especialista.

Con el amigo dominicano Guido (de Cinema Blender) decidimos que era hora de hacer justicia y elegir juntos a las 10 mejores de todos los tiempos, en conjunto en nuestros blogs. Pero solo vamos a evaluar a las clásicas Disney y a sus derivados (Dreamworks, Pixar, etc). Nada de películas japonesas o cosas rebuscadas, que además hay de una calidad abrumadora, como para armar un futuro post.
Quedan afuera excelentes logros animados que a nuestro juicio formarían recién parte de un top 20:

Who Framed Roger Rabbit
(1988), Ice Age (2002), Lilo & Stitch (2002), Bambi (1942), The Lion King (1994), Beauty and the Beast (1991) y todas las segundas y terceras partes no elegidas. Si no, no habría variedad.

Por orden de aparición para no tener que ordenarlas por posición (y por no ponernos de acuerdo en verdad) aquí está las elegidas:

Snow White and the Seven Dwarfs (1937)
Este año se cumple el 70 aniversario de esta película y todavía sigue impresionando tanto por su extraordinaria calidad narrativa como por sus aspectos visuales.

El mayor don de Walt Disney, aparte de sus grandes habilidades técnicas, era la capacidad de contar una historia haciéndola nueva, aún cuando esta sea de más conocida. Lo único que no me gusta es que con ella comenzó la odiosa tendencia de agregar animalitos de sidekicks y canciones fuera de lugar. Guido


Pinocho (1940)

Estoy casi seguro que fue la primera película animada que ví en mi vida y me causó una impresión que al día de hoy perdura. La segunda película animada de Walt Disney. Increíble que a sólo un par de años de Blanca Nieves las técnicas de animación de Disney pudieran avanzar de tal manera.

Nuevamente la excelencia visual va a acompañada de un gran mensaje. Pinocho sólo podrá convertirse en un niño de verdad si logra superar su debilidad de decir mentiras y afrontar con valentía todos los obstáculos que se le presenten, malas compañías incluídas.

El tema principal, When You Wish Upon a Star es considerado por muchos como uno de los más importantes de la historia del cine y es el tema que acompaña a la presentación del logo clásico de Disney al inicio de sus películas. Guido

Fantasia (1940)

Mas allá de ser quizás el mejor recuerdo de la infancia junto a El Globo Rojo de Lamorisse, estos cortos forman un film de una obra conceptual en base a música clásica, naturaleza animada y los mejores personajes de la historia: si, los del tío Walt Disney.

El ícono es el fragmento del Mickey mago, pero Fantasía toda se sostiene por una sola cosa: genialidad y excelencia. La nueva versión del 2000 no la desfigura ni la aggiorna.

Fantasía ya era perfecta. JLO

The Nightmare Before Christmas (1993)
Parte fundamental del esqueleto de este género son las canciones. En ese rubro, la voz, las letras y el ritmo que le imprime Danny Elfman a ellas y a Jack y sus compañeros, no tiene parangon en ninguna otra obra.

Elfman es la voz decíamos, pero el alma y el corazón de Jack es el titiritero Tim Burton, que le brinda toda su fantasía y melancolía darkie a este raro y entrañable personaje.

Un cuento de terror hecho de puro ritmo, dulzura e inteligencia. JLO


Toy Story (1995)

La primera película de largometraje creada totalmente por computadoras. La historia de la animación se divide en antes y después de Toy Story.

Las novedosas e increíbles imágenes son sólo superadas por un guión y una historia inteligente, con temas adultos como con los que grandes y chicos se pueden divertir e identificarse. Esta es una caraterística presente en toda la obra de Pixar hasta el día de hoy.

La segunda creo que la supera tanto en la calidad de la animación como en la exploración de temas tan universales expuestos en la primera como la lealtad a los amigos, el reemplazo de lo viejo por lo nuevo, etc, pero el sentido de novedad y de descubrir algo nuevo por primera vez, además de su importancia histórica, hacen de la primera una película superior. Guido
Chicken Run (2000)
Así como Jack y su mundo, esta es otra maravilla de la animación en stop motion pero en plastilina.

Gallinas con gracia, naturalidad, guión fluído, son los logros de estas aves.

La asociación con el nazismo y los campos de concentración, junto a la ideología pro-solidarista y progresista, solo agregan detalles para una obra, que sin ser una de las mejores de esta lista, tiene ganado todo el derecho de pertenecer. JLO


Shrek (2001)

En su momento fue una gran sorpresa tanto por su calidad como por lo transgresora, y que catapultara al negocio del cine de animación a las nubes.

Personajes completos, humor irónico, antifábula, referencias irónicas a la cultura popular, films y cuentos infantiles, conjugado en un cuento políticamente incorrecto y de buen gusto.

El uso de los personajes de cuentos clásicos como Pinocho, enriquecen y alimentan la parodia siempre inteligente en Shrek. Si no fuera por mi compañero de post, Shrek sería sin dudas la n° 1 de la lista. JLO


Monsters Inc. (2001)

Monster Inc. tiene todo lo que tiene que tener una película del género: humor, drama, aventura y acción. Además de no molestar con canciones ñoñas y de no subestimar a los niños.

La trama entre el monstruo azul y la niña es de una dulzura tan solo comparable a la de Charles Chaplin con Jackie Coogan en El Pibe.

Y la escena de las puertas es de una velocidad y destreza animada casi insuperable. JLO

Finding Nemo (2003)
En mi opinión, la obra cumbre de Pixar y de la animación moderna. El triunfo de esta película radica no sólo en la recreación del mundo marino de forma impresionante, sino que como Pixar ha demostrado una y otra vez, el universo de personajes que habitan ese mundo son tan o más importantes.

La sinergia entre historia, visuales y el talento de voces colocan a Pixar en una dimensión aparte de otras compañías de animación.

Pura imaginación visual puesta en pantalla, humor inteligente y un hermoso mensaje de la confianza y el respeto, la importancia de la familia y la amistad la hacen en mi opinión la mejor película familiar que se ha hecho en mucho tiempo. Guido

Ratatouille (2007)

Tal vez sea un poco apresurado en ponerla en esta lista, pero la impresión que me deja es que ya se ganó su puesto junto a los clásicos, y dentro de 50 años todavía se estará viendo y hablándose de ella.

No tengo mucho que agregar a lo que ya dije anteriormente, pero una de las cosas que más me gustan de esta película es el Joie de vivre que hay en cada personaje, en cada escena. Brad Bird supo capturar como no había visto nunca la alegría que causa hacer y trabajar en lo que más se disfruta.

Remy cambia la vida de Linguini, de Colette, de Anton Ego y de todos los demás por el simple hecho de que disfruta tanto de lo que hace que lucha contra todas las adversidades, su condición de ratón la mayor de ellas, para hacerlo. ¿Que inspiración mayor que esa? Guido

Aquí la versión melliza de este post.

lunes, 16 de julio de 2007

LA COLA PERFECTA


          El inglés David A. Holmes, director del grupo de Investigación Forense y psicólogo de la Universidad Metropolitana de Manchester, buscó la fórmula de la cola perfecta.

Esférica, firme al tacto y con andar irresistible. Esa parte de las mujeres que tanto nos gusta a los hombres, parece que también tiene un valor científico.

La seria investigación además tiene fórmula: forma más la circularidad por el resultado de la suma de la resistencia y la firmeza, menos el radio vertical sobre la textura.
Con un puntaje de 1 a 5 cada ítem hasta llegar al ideal de 80 puntos. Bastante exigente.

Como resultado final la selección de Holmes llegó a postular a tres bellezas como las poseedoras de los mejores traseros del mundo del espectáculo.

Aquí una pequeña demostración por orden de aparición y... aplausos



Kylie Minogue
     Siempre me pareció demasiado flaca, mas tirando a modelo que a bomba sexy. Pero ahora, mirándola bien...

Kelly Brook
     No conocía a esta chica. Pero parece que tiene bien ganado su lugar. no sé, ustedes me dicen...







Jennifer López

     Pero la que no puede faltar en una selección de traseros es ella. Que es desproporcionada, que es irreal, que es... la mejor cola del mundo señores, por lejos.

jueves, 12 de julio de 2007

BUSTER KEATON Y MICKEY MOUSE

          Ya deben pensar que estoy loco, que con tal de poner a Buster Keaton en el blog hago asociaciones con cualquier cosa je.

El caso es que el primer corto del famoso ratón esta basado libremente en un film del genial Keaton. Incluso son del mismo año (1928) el Steamboat Bill Jr. de Buster y el Steamboat Willie de Disney.


Las similitudes son el tema tratado, la relación difícil de padre-hijo e hilando fino la recurrencia de mascar tabaco, la destrucción de la mini guitarra, la forma del barco y hasta el mismo título es intercambiable (además el personaje de Keaton se llama Willie).

          Nada que no haya hecho Disney hasta el día de hoy, tomar obras ajenas y agiornarlas para el consumo público. También Keaton lo hizo, como en The Three Ages (1923) parodiando a la Intolerance (1916) de Griffith.

Lo cómico es que el mejor de los gags de Mickey en la cinta es inferior al peor de Buster Keaton. Hasta físicamente lo supera el gagman.


Reflexión última: hay que ser muy grande para que te copie un dibujo animado. Y Mickey! (aunque personalmente, mi preferido es Donald).


Steamboat Willie



Steamboat Bill Jr.

miércoles, 11 de julio de 2007

SOLO DE GUITARRA DE PRINCE



          ¿Alguien sabe de algún solo de guitarra más explosivo que este? La cara sonriente del hijo de George Harrison y de espanto de Tom Petty lo dicen todo.

Prince de diablo rojo en el homenaje del Hall of fame a Harrison y a él mismo en el 2004...


viernes, 6 de julio de 2007

CUENTO DE CHAPLIN


          Único cuento conocido de la pluma de Charles Chaplin. Extrañamente dramático e influído por la guerra civil española, a la que ayudó financiera y mediáticamente.


          Sólo el alba se movía en la quietud de aquel pequeño patio de prisión -un alba anunciadora de muerte- el alba que traía la muerte del joven republicano que se enfrentaba con el pelotón de ejecución. Los preliminares habían terminado. El grupo de oficiales se había situado a un lado para asistir a la ejecución y ahora la escena era tensa, en un penoso silencio.

Desde el primero hasta el último, los rebeldes habían conservado la esperanza de que su Estado Mayor enviaría la orden para sobreseer la ejecución. Pues el condenado era adversario de su causa, pero había sido popular en España. Era un brillante humorista que había sabido regocijar ampliamente a sus compatriotas.

El oficial que mandaba el piquete de ejecución lo conocía personalmente. Eran amigos antes de la guerra civil. Juntos habían obtenido sus títulos en la universidad de Madrid. Juntos habían luchado para derribar la monarquía y el poder de la iglesia. Juntos habían bebido, habían pasado noches enteras en las mesas de los cafés, reído, bromeado y dedicado largas veladas a discusiones de órden metafísico. De cuando en cuando, se habían peleado por culpa de los diversos modos de gobierno. Sus divergencias de criterio eran entonces amistosas; pero por fin, habían provocado la desdicha y el trastorno de toda España.

Y habían llevado a su amigo a morir ante un piquete de ejecución. Pero ¿para qué evocar el pasado? ¿Para qué razonar? Desde la guerra civil, ¿para que servía el razonamiento? En el silencio del patio de la cárcel, todas aquellas preguntas se agolpaban, febriles, en la mente del oficial.... No. Debía olvidar el pasado. Sólo contaba el porvenir. ¿El porvenir? Un mundo que le privaba de muchos antiguos amigos.

Aquella mañana era la primera vez que habían vuelto a encontrarse desde la guerra. No habían dicho nada. Habían cambiado solamente una sonrisa mientras se preparaban a entrar en el patio de la prisión. El trágico alborear dibujaba unas rayas plateadas y rojas en el muro de la cárcel y todo respiraba una quietud, un descanso cuyo ritmo se unía al sosiego del patio, un ritmo de latidos silenciosos como los de un corazón. En aquel silencio, la voz del oficial que mandaba el pelotón retumbó contra los muros de la cárcel: ..."¡Firmes!".

Al oír esta orden, seis subordinados apretaron sus fusiles y se irguieron: la unidad de su movimiento fue seguida de una pausa en cuyo transcurso hubiera debido darse la segunda orden.

Pero algo sucedió durante aquel intervalo, algo que vino a quebrar aquel ritmo. El condenado tosió, se aclaró la garganta, y aquella interrupción trastocó el encadenarse de los acontecimientos. El oficial se volvió hacia el prisionero. Espera oírle hablar. Pero ni una palabra vino de él. Entonces, volviéndose de nuevo hacia sus hombres se dispuso a dar la orden siguiente. Pero una repentina rebeldía se adueño de su espíritu. Una amnesia psíquica que convirtió su cerebro en un espacio vacío.

Aturdido, permaneció mudo ante sus hombres. ¿Qué sucedía? Aquella escena del patio de la cárcel carecía de sentido. Vio esa escena objetivamente: más que un hombre, de espaldas contra el muro, frente a otros seis hombres. Y aquellos otros de allí al lado, ¡qué aire tan estúpido tenían y como se parecían a unos relojes cuyo tic-tac se hubiera detenido de repente! Nadie se movía. Nada tenía sentido. Había allí algo anormal. Todo aquello no era más que un sueño y el oficial debía evadirse de él.

Oscuramente le volvió poco a poco la memoria. ¿Desde cuándo estaba él allí? ¿Que había sucedido? ¡Ah, sí! Él había dado una orden. Pero... ¿Cuál era la orden siguiente? Después de ¡atención!, venía ¡firmes!, luego ¡apunten! y por fin ¡fuego!. En su inconciencia, conservaba una vaga idea de ello. Pero las palabras que debía pronunciar parecían lejanas, vagas y ajenas a él mismo.

En su azoramiento gritó de un modo incoherente, con una confusión de palabras carentes de sentido. Pero quedó aliviado al ver que sus hombres cargaban las armas. El ritmo de su movimiento reanimó el ritmo de su cerebro. Y volvió a gritar. Los hombres apuntaron. Pero durante la pausa que siguió, unos pasos apresurados se dejaron oír en el patio de la prisión. El oficial lo sabía: era el indulto. Recobró inmediatamente la conciencia.

-Alto- gritó frenéticamente al piquete de ejecución.

Pero seis hombres tenían apuntados sus fusiles. Seis hombres fueron arrastrados por el ritmo. Seis hombres que, al oír el grito de "¡alto!"... dispararon.


lunes, 2 de julio de 2007

LAS 20 MEJORES INTROS DEL ROCK




          Debido a los problemas del youtube y su desaparición de videos, tuve que actualizar este post y por ello se agrandó el top 20 de mejores intros o riffs a la cantidad de 25.


Ya se que es pretencioso el clasificarlos y como toda lista de lo mejor, tiene su encanto y podemos llegar a coincidir con muchos nombres y con sus notas musicales de los que aquí aparecen en el video.



Si somos honestos, tendríamos que poner 5 temas de Jimi Hendrix en la lista pero eso no la haría tan plural.

Tampoco puedo creer al ver la lista el como se ningunea al gran Stevie Ray Vaughan, uno de los 5 mejores guitarristas de la historia para el que esto escribe. O extraño no ver alguna intro de Queen comandada por Brian May. En fin...

Realizada como dice su autor al inicio del video teniendo en cuenta la destreza en la guitarra y también la popularidad de la canción, 
pueden convivir en la lista la simpleza de Cobain con la estridencia característica (me resulta casi insoportable el sonido) de Slash, la velocidad de Van Halen con la precisión de Angus Young


Mas allá de alguna repetición u omisión o cambio de puesto, están lo que tendrían que estar. O no?

25. Are You Gonna Go My Way - Lenny Kravitz
24. Erotic Nightmares - Steve Vai
23. Holy Wars - Megadeth
22. Cult of Personality - Living Colour
21. Guerilla Radio - Rage Against the Machine

20. Aqualung - Jethro Tull

19. Johnny B. Goode - Chuck Berry
18. The Trooper - Iron Maiden
17. Sunshine of Your Love - Cream
16. Beat It - Michael Jackson
15. Smoke on The Water - Deep Purple
14. Pour Some Sugar on Me - Def Leppard
13. Raining Blood - Slayer
12. Boys Are Back In Town - Thin Lizzy
11. Walk This Way - Aerosmith with Run DMC

10. Sweet Home Alabama - Lynyrd Skynyrd

09. Rock You Like a Hurricane - Scorpions
08. Ain't Talkin' Bout Love - Van Halen
07. Master of Puppets - Metallica
06. Smells Like Teen Spirit - Nirvana
05. Black Dog - Led Zeppelin
04. All Along The Watchtower - Jimi Hendrix
03. Back In Black - AC/DC
02. Sweet Child o' Mine - Guns N' Roses
01. Crazy Train - Ozzy Osbourne






Y propongo como mejor intro de nuestro rock argentino, al gran 
SpinettaSi les parece algo exagerado escuchen este riff con una de sus bandas legendarias y después me dicen...

domingo, 1 de julio de 2007

JUAN DOMINGO PERON





          Hoy se conmemoran 33 años de la muerte del artista de la política argentina. Juan Domingo Perón (8-10-1885/1-07-1974). Si, el extraño caso del militar que adoraban las masas se podría titular el post.

Dueño del don de la palabra y una oratoria que encantaba hasta a sus rivales, con una ilustración innegable que lo hicieron diferente de todo lo conocido en política argentina hasta el día de hoy.

Un hombre discutido, como todo lo que tenga que ver con la política, pero que los años lo ubican cada vez más como el referente de todo lo bueno que se podría lograr con ella, inclusive con las fallas inevitables en esta doctrina o profesión falaz.

Y ni hablar que en el mismo combo viene una figura como Evita, mujer referente ya de la historia mundial femenina, otro caso para un post más extenso todavía.

Que mejor descripción que las palabras del más influyente en este momento de los historiadores argentinos Felipe Pigna, introducción escrita en el suplemento Mitos Argentinos del diario Clarín:


Juan Perón, el nombre del siglo

          Fue y sigue siendo el único argentino que llegó tres veces a la presidencia. Compartió con Evita el sitial destinado a los argentinos más amados y odiados por sus compatriotas. Surgió a la política en un momento clave de la historia nacional y mundial, construyó su plataforma ubicando en el rol protagónico a un sector social postergado históricamente: el movimiento obrero.

Planteó una alianza de clases, imaginando que la burguesía argentina estaría dispuesta a renunciar a parte de sus privilegios para garantizar la paz social y el progreso nacional. Pero fue inútil. (...)

El estado peronista significó el momento de mayor transferencia de ingresos de la historia argentina hacia los sectores populares, que accedieron a niveles inéditos de participación política, educación y consumo. Es decir, inclusión social.

El 1° de Julio de 1974 amaneció nublado, no era un día peronista. Los partes médicos alertaban sobre el inminente final de la vida del hombre que había manejado la política argentina a su antojo desde 1945.

Para muchos era quien había transformado la Argentina de país agrario en industrial, y en paraíso de la justicia social.

Para otros, menos, pero no pocos, era un dictador y demagogo que terminó con la disciplina social y les dio poder a los "cabecitas negras". Lo cierto era que la política nacional llevaba su sello, y como decía el mismo, en la Argentina todos era peronistas, pro o anti, todos tenían ese componente.


          Juan Domingo Perón
, un antes y un después en el arte de la política Argentina y mundial.