viernes, 13 de septiembre de 2019

Cumple blog número 13


          Llegó Septiembre y con ello el día 12 que es el cumple de mi querido y añejo blog (luego vendrá mi propio cumpleaños pero esa es otra cuestión).

          Número antipático si los hay, son 13 los años que llevo insistiendo por acá y me sorprende el ritmo mantenido en el tiempo. O no me sorprende tanto porque ya entendí que no creo dejarlo nunca ya que tan bien me hace al ánimo (d
esde ya les digo que cuando no vean que actualice es porque me fui a ver crecer las plantitas desde abajo je). 

          Siempre digo y siento que el blog no se parece en nada a la vida misma (ni se le acerca en un 1%), pero se me ocurrió apenas iban segundos de este video en que si esa premisa me la preguntaran a mí, diría que esos escasos minutos los usaría para hacer una entrada de blog y saludar a seres queridos.

          Entonces no es poco mi sentimiento hacia él así que yo también estoy de gran festejo... ¡Salud querido Cuando el arte ataque!







¿Qué regalo le harías a este blog
vos que lo conocés?


martes, 10 de septiembre de 2019

Los hombres no lloran (como Maradona y Nadal)


         "Los hombres no lloran" dice el antiguo y equivocado dicho popular. Llorar por una tragedia es lo lógico por la sensación en sí pero llorar por alegría creo es más difícil. Por eso los llantos de MaradonaNadal el mismo día conmueven y contradicen al dicho. El llanto no los hace más débiles sino mas humanos, mas cercanos.

          El español ganó otro título importante algo ya común en su carrera y que lo acerca a convertirse en uno de los mas grandes (literal). Pero el video proyectado en el court luego del partido aflojaron su ser y las lágrimas sinceras llegaron. Maradona volvió al país para ser director técnico de unos de los equipo mas humildes y revolucionó la Argentina toda. La gente respondió como siempre y a él se lo vió emocionado como pocas veces.


El seguir sus carreras y "acompañarlos" en sus logros hace que yo mismo me emocione así que ni me imagino lo que les puede producir a ellos mismos. El plus emotivo siempre lo da Diego ya que su estado de salud no es ni siquiera normal. Disminuido a simple vista, ambas rodillas operadas le impiden casi caminar y hasta se nota una dificultad al habla que hacen que lo yo lo "sienta" todo un poco más.


          Imposible mi indiferencia con ambos por lo que representan, lo que los unifica hoy es ese llanto de plena felicidad...