Somos los libros que hemos leído, las películas que hemos visto, la música que amamos, los ídolos que tenemos. Somos nuestros amigos y somos nuestros maestros, los viajes que hicimos y los amores que tuvimos. Somos nuestros hijos. Somos en definitiva el AQUÍ y el AHORA...

15 de julio de 2024

Domingo de gloria




         Avisé a la familia que iba a estar ocupado todo el día. Se jugaban cosas importantes en lo deportivo que incluían a mi país y a la querida España. Me levanté temprano el domingo(?) para ver a las 10.00 hs el partido de Alcaraz y Djokovic en Wimbledon. Los tres comentaristas latinos daban ganador al croata y me preocupé cuando no lo estaba. Luego el español lo borró del pasto y no hubo mucho sufrimiento más allá de ese final apretado del tercer set. Empecé bien.



        Por la tarde no solo era España la que jugaba la final de la Eurocopa sino que enfrentaba a la odiada Inglaterra (y ya saben todos el por qué de eso), así que el deseo de la victoria española era doble. España jugó muy bien (como siempre), y el empate en los últimos minutos me hizo pensar lo peor pero ese gol final se festejó bastante.




         Por la noche el plato fuerte, la final de la Copa América frente a Colombia. No hay mucha rivalidad entre ambos pero es una final (y 28 partidos invictos ellos). Y en un partido parejo que se jugó con mucha actitud e intensidad (con Messi afuera lesionado y llorando), se ganó sobre el final porque si no se sufre, no vale. Una linda costumbre.





         PD1: Di María retirándose con toda la gloria. Se lo merecía.




         PD2: Lo de Inglaterra da risa. Se dice que ellos inventaron el fútbol para que los torneos los ganen otros. Todos tus vecinos felices. No te quiere nadie hoolighan...





          PD3: El largo domingo terminó a las 2.00 hs del día lunes pero se justifica. Lo próximo es la finalísima contra España. Otro día de festejo propio.




 

10 de julio de 2024

El día D




          Encontrarme con un relato realizado un día luego de la muerte de Maradona y emocionarme de nuevo. Y no poder evitar el transcribirla en el blog. Me queda para retenerla y revisitarla con el pasar del tiempo.

        Acostumbrarme que así será con el recuerdo eterno e inevitable con este muchacho.





     El Diego

     Luciano Sebastián

       Nov 26, 2020



          El Diego se murió ayer y sé que nunca, pero nunca me voy a olvidar el momento en que me enteré. Van a pasar 60 años y todavía voy a recordar que estaba investigando diarios de la década del 70 y mientras me distraía en Instagram lo vi. “No puede ser”, dije. Y me fijé en la computadora para confirmar que sí era, que el Diego se había muerto hacía tres minutos. Me voy a acordar como me acuerdo cuando se murió Gilda o Rodrigo o, por qué no, cuando se murió Kirchner.

          Casi como en piloto automático le mandé el primer Whatsapp a un amigo, el único periodista deportivo de verdad que conozco, y le dije que el Diego se murió, que no lo podía creer. Que sí, me contestó, que había dejado de cocinar. Estaba tan helado como yo. Dejé de hacer lo que estaba haciendo porque no podía ser lo que había pasado ¿Cómo se iba a morir el Diego? Si era inmortal el desgraciado, entrar y salir del hospital era parte de su rutina hacía 25 años. Y se había muerto nomás, de una vez y para siempre.

         Yo nunca fui maradoniano y no lo fui por varias razones. Primero, porque no se puede tener una adolescencia gallina y no detestar a un hincha de Boca, y más al gordo fanfarrón y jetón que cantaba desde el palco de la bombonera en cada clásico. Tampoco lo fui por todos lo que festejaban todo lo que decía. Y mucho menos lo fui porque mis viejos me dijeron que tenía que serlo, ni porque quedaba bien con los kumpas. No hay desgracia peor que querer a alguien para ser aceptado por los demás.

         Así y todo, un día lo entendí. No puedo recordar tal día y no es que importe. En realidad, Fue más bien un proceso. Fue ver a Diego siendo Diego en todas partes, en todo momento. Fue darme cuenta que pasaran los años que pasaran era siempre él. Fue verlo en sus contradicciones siempre llamativas, pero (también llamativo) siempre del lado de la gente.

           Vivió mil vidas. Fue el genio de la pelota, el barrilete cósmico, una de las pocas populares alegrías de la década del 80, fue el ídolo adoptado de Boca, fue el salvador del Nápoli, fue el picante, fue pelusa, fue la gambeta, fue la revancha ficticia frenta a la guerra real. También fue el gordo, el pésimo DT, el opinador, el tirafrases, fue el machista, el que coqueteó con su parte homosexual, fue el ídolo, fue todo lo que pudo ser, todo lo que le dio el tiempo.

         La muerte tiñó de tristeza el día. Es hoy (y va a ser durante unos días más) la tristeza de millones. Las manifestaciones se ven por cualquier parte, desde la calle hasta en las redes. Los monolitos improvisados, las fotos y videos en las redes, los mensajes acá y allá; el velorio y las caravanas; las lágrimas, todo es Diego, todo.

        Es también los escraches del feminismo que condena y señala en Diego todo lo que está mal, que quiere atornillarle al prójimo una cancelación de prepo. El extraño karma de los ídolos de los que se esperan maravillas y ejemplos bíblicos, como si fuesen algún extraño Dios católico. Que le exige a los famosos eso que no le exige ni a su pareja, ni a sus amigos, ni ¿por qué no? A los propios acusadores. El reclamo al Diego es, ante todo, el reclamo que no se le pudo hacer a alguien antes. Porque no le reclamamos a aquella pareja de mierda que tuvimos, ni a nuestro tío machista, ni al amigo pelotudo, ni al primo pajero, ni a la amiga que evangeliza con no juzgar el cuerpo femenino, pero a los diez minutos está haciendo chistes de pijas porque ahí se acaba la moral.

         Elijo recordar y conmoverme con el Diego de verdad, el que él veía en si mismo. Sabía que era el mejor jugador y no mucho más. Después sabía que era él mismo. El villero de Villa Fiorito que se hizo millonario y que después de eso no la careteó. Elijo quedarme con la contradicción. Elijo creer, como muchos, que fue un dios. Pero un dios griego, lleno de cagadas, lleno de egoísmo, lleno de grandeza y de humanidad. Un dios que también podía morir y lo hizo para seguir la leyenda popular que era.

        Me interesa esquivar la cancelación y la idolatría para contemplar la contradicción. Aquella que todos llevamos de acá para allá, aquella que nos persigue y nos atormenta. Aquella que tenemos, aquella con la que no sabemos qué hacer. Aquella misma contradicción que no le permitimos a Diego que tuviera.

        Quizás sea un buen momento para mirarse en el espejo.










"Diego para mí es un ídolo, es un estilo de vida, un ejemplo de lucha, es una bandera,
es la respuesta a la pregunta que me hago de qué convendría mejor hacer"

Palabras de Marky Fett (que envidio y me representan)
y un mural propio




     10 ARGENTINOS IMPERFECTOS EN UNO

5 de julio de 2024

Recomendaciones musicales de mis hijas

 



         Le "robo" música a mi hija mayor de sus listas de Spotify desde hace tiempo. Tiene buen gusto musical como el papá, con la mejora de tener menos prejuicios y así escuchar de todo, cosa que valoro en toda esta nueva juventud.

          También llegó la primera recomendación de mi hija menor con 12 años cumplidos. 
Me resultó gracioso el nombre Alan Sutton y las criaturitas de la ansiedad(?), y al escuchar sus temas populares, mencioné que me gustaba "Tutank´mon" y coincidimos.

         F5 y dejarse llevar...



        

     ALAN SUTTON Y LAS CRIATURITAS DE LA ANSIEDAD - TUTANK´MON









28 de junio de 2024

Mi Youtuber favorito : Art Zoom

 






          Lo descubrí por sus opiniones sin filtro sobre la discografía de Spinetta (o de Charly García) o en alguna de esas tier-list que el mismo odia hacer hoy.

          La conexión primera es que compartimos formas de pensar y gustos musicales de forma casi obscena: Bowie, Queen, Prince, Spinetta, Stevie Wonder, Boca Juniors, la política y así podría seguir con los ejemplos. Si no tuvieran fechas mis entradas de blog (que hago desde hace 17 años), se podría decir que mi contenido es un plagio del suyo (o él del mío, vamos viejo!!).

          Su manera especial de decir, sus opiniones (exagerado como todos nosotros los argentinos), sus modismos, su descontractura, la sinceridad con su vida privada, todo hace al "encantamiento" de seguirlo y  consumir sus videos semanales sin pausa (hasta realizó videos sobre algunos discos de Prince!, atento Manolo DJ). 

          Para rematar las coincidencias, cumplimos años el mismo día (el tonto 17 de septiembre), aunque le llevo varios años de ventaja. En fin...


     Como para muestra basta un botón les dejo su análisis del debut del enano púrpura con "For You".




21 de junio de 2024

TOP 10 Mis mejores canciones de Prince




          Rescato esta entrada antigua para poder colocarle los videos de las canciones que ahora si están disponibles, espero, por siempre.

          Cada vez que veo una lista con canciones Prince me pregunto por que todavía no tengo la mía. Incomprensible. Aquí mi Top 10, una elección tan personal como irrepetible para otro fan. No quiero pasarme de original e incluir cosas raras sino canciones vitales, esas que lo representan y me encantan. 

          Como verán por la lista, Purple Rain es mi disco cabecera pero el tema insignia no figura en mi lista (un buen fanático ya no soporta la famosa lluvia purpúrea). Comencemos...



     10°  - THE GREATEST ROMANCE EVEN SOLD    

         Comienzo con una elección personal, lo reconozco. El disco que la incluye es flojo pero esta canción medio tempo, ni tan balada ni tan tema pop, sobresale. Glamoroso. Elección ideal para hacer dormir a mi hija Gricel en su cuna o a upa todas las noches.







     9° - LADY CAB DRIVER
     
         Jadeando con una taxista en una base funky mientras juega de Hendrix en los breves solos. Nadie usa las voces femeninas tan bien como Prince. El disco 1999 tiene joyas como la de su título o Little Red Corvette pero la sangre circula por esta canción de unos ridículos 8.14 minutos de duración.







     8° -   GETT OFF
     
          El petiso calenturiento en su punto máximo de ebullición. Gemelas, orgía, infinitas posiciones sexuales, la canción (y el video) lo tienen todo. Carnal y original antes de volverse un mojigato testigo de Jebús.







      -   LET'S GO CRAZY 

          Si me gusta el funk y el rock que mejor que esta canción. Abre la película e incluye un solo final a lo Hendrix en plan cabaret. La versión extendida (como extraño los maxis singles), me gusta casi tanto como ésta.






     6° -  ANOTHERLOVERHOLENYOHEAD
   
         Incluído en mi disco fetiche, esa mezcla de soul y pop me puede y es perfecta por su redondez y los coros perfectos. Y lo genial de su-título-todo-junto (Otroamanteteagujerealacabeza). La preferida de mi hija Gricel.








     5° - THE BEAUTIFUL ONES
    
          Parte importante del film, Prince y su gritos disonantes en una balada marca registrada que lo hace único. La letra romántica es genial (aquí una versión mas actual de este tema) y ayuda la actuación y Apollonia en el video.








     4° - POP LIFE
  
          Pop como su título, en estado puro, mi caballito de batalla como elección de canción Prince "para mostrar". Canción mantra, podría sonar en random sin cansarme. La percusión tan al frente de Sheila E. y ese final "quebrado" la hace especial. ¿La escucharon con auriculares? Una experiencia sónica distinta, yo les avisé.







     3° - WHEN DOVES CRY

          Su primera característica es que no incluye bajo. Lo segundo es un teclado que cuando se desata y multiplica es imparable. Lo demás es funk robótico y uno de los mejores temas cantados por las variantes, los coros y matices que usan. Podría ser el primer puesto también.






     2° - IF I WAS YOUR GIRLFRIEND

         Cuando escuché por primera vez Sign of the times y llegué a esta canción, no puede continuar, tuve que escucharlo varias veces para creerlo. Magnética. Cuando supe su letra, junto a Nothing compares, me parecen sus mejores letras de amor. Podría ser el primero también.


 





     1° - KISS

          El que mejor lo define por estilo e irreverencia, por la letra de amor provocadora, por ese hi-hat descontrolado y el arreglo de guitarra funky e inolvidable. Y la voz. Nunca nadie cantó así en ese nivel de falsete (ni Maicol). Puro Prince y su single mas vendido además.







     BONUS TRACK:
       EROTIC CITY


        Lado B de su álbum fetiche, el mejor de su discografía con bajo dominante y el jueguito a tres voces aprendido de su ídolo Sly Stone.
 Todo el groove y una canción que por derecho propio, merecía estar dentro del disco Purple Rain.









14 de junio de 2024

Los blogueros referentes del Blog

 



 
       Me gusta homenajear a los compañeros de blog, esos con los que interactué estos 17 años de escribir sobre gustos y cosas personales. Con algunos cree entradas en conjunto, a otros los nombré en alguna entrada por algo específico o cariño especial y con otros hice referencia de sus blogs, pero si están es porque se lo merecen. No todos continúan en Blogger pero como digo siempre "todo no se puede".

          Los etiqueté con paciencia revisando todo el blog y quizá se agrande la lista y la cantidad porque no creo haberlo hecho a un 100%. Con algunos hasta hice cosas presenciales. Un amigo hoy en México (que nunca tuvo blog pero participa), otro querido en España que no conozco personalmente pero hablamos por teléfono, un chileno con el que paseamos y hasta tocamos música, una poeta argentina que vi recitar sus versos, tomar café con el amante de los gatos y el hincha cuervo (con el que hasta jugué ping pong) y podría seguir. Placer de gente.

          Descubran a los blogueros referenciados en las entradas de este blog aquí a la derecha, en la sidebar, esos compañeros preferidos en esta ruta blogueril.





Manolo DJ haciendo arte








El bello Emiliano (llamado así por el arquero argentino),
flamante incorporación en la familia de Adrián3121


9 de junio de 2024

French House




          Primero lo primero y segundo... Francia. Los argentinos haremos este chiste hasta el inicio del próximo Mundial de fútbol, lo siento por ustedes. Ampliando sobre mi gusto francés, debo decir que nunca me interesó nada que provenga de allí. Ni su comida, fútbol, cine o tenis. Nada de lo que me gusta. Como destino turístico podría ser junto a lugares como España, Italia, Brasil o Estados Unidos.

           Eso sí, hay algo que me fascina y es su música electrónica. No por elegirla adrede -el French house- sino porque en mis nuevas elecciones, siempre figura un DJ francés. Con Daft Punk, Justice, Cassius, Supermen Lovers y Air a la cabeza, me parecen que están delante de todos por gusto y contundencia. 

          Y en una escucha aleatoria en Spotify descubro a Sebastian, que no es un artista nuevo pero que reune eso que me gusta a mi: innovación y sonido y ritmos poderosos. Con una discografía espaciada y extraña, un nuevo favorito.



     SEBASTIAN - EMBODY





          PD: Nobleza obliga, el mejor torneo de tenis para mí es el francés Roland Garros en donde acabo de ver ganarlo -por primera vez- al español Carlos Alcaraz, el sucesor de mi amado Nadal.





     Para leer más:

          - Música electrónica francesa