Somos los libros que hemos leído, las películas que hemos visto, la música que amamos, los ídolos que tenemos. Somos nuestros amigos y somos nuestros maestros, los viajes que hicimos y los amores que tuvimos. Somos nuestros hijos. Somos en definitiva el AQUÍ y el AHORA...

27 julio 2021

Top 10 Comentaristas del blog (¡desde 1996!)



         El gadget de comentaristas pocas veces funciona pero hace unos días me reveló, el saber los 10 bloggeros que más comentaron (en cantidad), en mi blog en estos casi 15 años. No es poco.

         Con datos tomados hasta el 25/07/2021, este sería el TOP 10 de los comentaristas del blog en sus casi 15 años de actividad (la cantidad de comentarios entre paréntesis).


-------------------------------------------------------------------------------


1. Frodo  (962)

No es sorpresa pero quizá apostaba que el segundo ocupaba esta posición. Comenzamos como antagonistas rabiosos donde "denostábamos" todo lo que le gustaba al otro, y hoy ya nos dimos cuenta de que son muchas más las cosas en común y nos rendimos. 




 2 y 3. El Demiurgo de Hurlingham  (893) 

Así de omnipresente es este Demiurgo que dividido en dos nombres ocupa dos puestos y sumados llegó a esa cifra. Como el mismo caso del bloguero de arriba (y el de abajo), ya mas una cuestión de amistad que la de simples seguidores.





     4. Manolo.DJ (492)

Esto si que es sorpresa ¡y yo que me quejo con él que no comenta! Tantos años juntos en la web dió sus frutos. Una gran alegría que sea parte del top 3 histórico de mi blog.



     5. La Zarzamora (416) 
     6. 3121  (334)

Una española y un amigo personal (un crack que nunca tuvo blog y que vive hoy en México), ya no pasan por acá pero se los quiere como ayer, hoy y siempre.



     7. Miquel Zueras (317)

El señor "Borgo" tiene buen humor, excelente dibujante y cocina muy , muy bien: "lo odio". El masterchef de los blogs no podía no estar en mi top 10 y me alegro por eso. 





     8. Vodka (Nilda) (316)

Ahora que lo pienso tendría más comentarios y estaría más arriba si se sumaran los de su antiguo nick (y real nombre). Comenta poco y aún así está ahí arriba. Una genia total además de gran escritora (de las mejores de todos los blogs que conozco).






     9. Pensando en Haiku, Karin Rosenkranz  (290)
Aunque da ventaja por los descansos que se toma de su propio blog, ella está presente con su buena onda y sus haikus también positivos.





10. Campirela (288)
De la que más escriben en su espacio, siempre estoy por pedirle perdón por no comentar con la asiduidad que debería en su blog. Ya lo arreglaré algún día... 


-------------------------------------------------------


 
 Menciones especiales:
 

        16. Nocturno  (227)
        18. Alí Reyes  (222)
        21. DRACO (186)
        22. Prozac (184)


     Cerca quedaron y son parte importante de este blog porque me acompañan hoy. Chile, Venezuela, Perú y España representados, países muy queridos por mí, un lujo que me puedo dar gracias a blogger.

     En el próximo cumple-blog pondré la estadística del top 10 de este último año que es interesante porque cambia casi en su totalidad (?). ¡Gracias a todos!

22 julio 2021

La bondad es el punto más elevado de la inteligencia


          La bondad es el pináculo de la inteligencia. Es su punto más cenital, el instante en el que la inteligencia se queda sorprendida de lo que es capaz de hacer por sí misma. Richard Davidson, especialista en neurociencia afectiva, dice "la base de un cerebro sano es la bondad".

          Suelo definir la bondad como todo curso de acción que colabora a que la felicidad pueda comparecer en la vida del otro. A veces se hace acompañar de la generosidad, que surge cuando una persona prefiere disminuir el nivel de satisfacción de sus intereses a cambio de que el otro amplíe el de los suyos, y que en personas sentimentalmente bien construidas suele ser devuelta con la gratitud.

          En la arquitectura afectiva coloco la bondad como contrapunto de la crueldad (la utilización del daño para obtener un beneficio), la maldad (ejecución de un daño aunque no adjunte réditos), la perversidad (cuando hay regodeo al infligir daño a alguien), la malicia (desear el perjuicio en el otro aunque no se participe directamente en él). La bondad es justo lo contrario a estos sentimientos que requieren del sufrimiento para poder ser.

          La bondad liga con la afabilidad, la ternura, el cuidado, la atención, la conectividad, la empatía, la compasión, la fraternidad, todos ellos sentimientos y conductas predispuestos a incorporar al otro tanto en las deliberaciones como en las acciones personales. Se trataría de todo el aparataje sentimental en el que se está atento a los requerimientos del otro.

         Ser bondadoso con los demás es serlo con uno mismo, con nuestra común condición de seres humanos empeñados en llegar a ser el ser que nos gustaría ser. Ayudar a que la felicidad desembarque en la vida de los demás es ayudar a que también desembarque en la nuestra. De ahí que no haya mayor beneficio social para todos que la magnitud cooperativa, que se nutre de la bondad y la ética, si es que esta tríada mágica no es la misma cosa astillada en distintas palabras. 

          Para incorporar la bondad en el trajín diario hay que brincar la estrecha y claustrofóbica geografía del yo absolutamente absorto en un individualismo competitivo y narcisista. 

          Por qué podemos ser muy amables con la gente de nuestro entorno y luego ser despiadados en otros contextos, como por ejemplo en el laboral. Nuestros valores varían en función de en qué círculo nos movamos. No nos comportamos igual con el conocido que con el desconocido. Homologar ambos comportamientos es una de las grandes aspiraciones de la ética, qué podemos hacer para pasar del círculo íntimo al círculo público con la misma actitud empática, cómo realizar esa transacción desde el ámbito afectuoso al ámbito donde el afecto pierde irradiación.

          Sabemos qué es la bondad, pero para aprenderla necesitamos contemplarla en personas consideradas valiosas por la comunidad y reproducirla en nuestra vida. Pocas tareas requieren tanta participación de la inteligencia, pero pocas satisfacen tanto cuando se automatizan a través del hábito. Cuando alguien lo logra estamos ante un sabio.




Fragmento del artículo del filósofo y escritor José Miguel Valle. Se dedica al estudio y análisis de la interacción humana. Su último ensayo es “El triunfo de la inteligencia sobre la fuerza. Una ética del diálogo” (CulBuks, 2018)

19 julio 2021

Stevie Wonder - All in love is fair (1974)






          
Dicen que de las artes la música es la más directa, la que llega más rápido al corazón. Uno puede emocionarse con el final de una película o una obra de teatro, extasiarse con una pintura, llorar incluso con una escultura (si se posee una sensibilidad alta) o sentir algo parecido con un libro, pero la música en su mejor expresión logra todo eso en tan solo 3 minutos.

          Me pasó hace poco al descubrir por un libro y escuchar All in love is fair de Stevie Wonder, un hacedor de melodías como pocos (que tan solo Elton John o el tandem Lennon/McCartney podrían empardar). De ahí a hacer ésta entrada un solo paso sabiendo aún que no se puede transpolar un sentimiento.

          Stevie y su talento hacen parecer que todo fuera fácil y profundo y enseña que no hace falta ver para amar. Cuando logra eso con sus baladas, que es casi siempre, es devastador y solo queda entregarse.