SUGAR RAY - RPM


Que chasco me llevé con esta banda. Cuando escuché esta canción de los Sugar Ray -de su segundo disco creo- dije: guau. Potencia sónica con guitarras podridas, actitud rocker, una banda de rock que no deja de ser pop por lo sutil y con mucha fuerza. Energía y arrogancia con onda californiana.

Un cantante parecido a Ethan Hawke pero más rubio y con más facha rematan la idea. El disco que contiene este single se llama proféticamente 14:59, haciendo referencia a los 15 minutos de fama Warhol. Y eso pasó.

Luego lentamente, se convirtieron en un híbrido entre el pop más facilista de hits tan inmediatos como olvidables, en una banda demasiado fashion.

"Durante este mes de agosto estamos de gira con Bon Jovi, que nos han tratado de forma exquisita. Jon Bon Jovi es un gran e inmejorable anfitrión y estamos encantados de girar con ellos aunque ni antes era fan de su grupo, ni voy a serlo ahora. ¿Crees que el mundo necesita otro seguidor de Bon Jovi? La verdad, creo que no es necesario"
Mark
, vocalista


Y bueno, fue lindo mientras duró...


EL SUEÑO DE CASSANDRA - Woody Allen




          El currículum le juega en contra a Woody Allen. Toda nueva obra va a pasar por el filtro de su genial y despareja filmografía. Porque existen varios Allen.

El de las obras maestras, el de las comedias ingeniosas-geniales, el dramático y el mainstream. El que hace las cosas ya de taquito con el resto de ideas y de talento que va quedando luego de 40 películas propias.

Pero Woody aún en su vejez casi senil sabe narrar como pocos hoy en día. Entonces Cassandra’s Dreams se hace un paseo por el más rústico y amargo Woody posible. Y a la vez, uno auténtico, fatal, mediocre y también genial.

Hasta me atrevería a decir que este es un nuevo director que cuida la fotografía y el ritmo como nunca (no hay tiempos muertos en sus últimas películas ni en esta) y que evita calcar su personalidad en algún personaje para que nos sea mas digerible su ausencia en pantalla (aunque Collin Farrell balbucee o que mencione en un momento que toca la trompeta no alcanza para calificar).

           Gran director de actores, las elogiadas actuaciones de los protagonistas son solo monocordes aunque convincentes, especialmente en el caso de Farrell tan afecto a personajes extrovertidos y no a este disminuido hermano menor de la familia.

Quizás el valor real de Allen aquí es la elección del cast (los hermanos tienen química) y el haber hecho actuar convincentemente al nombrado Collin.

La verdadera clase de actuación con carácter la da el veterano inglés Tom Wilkinson (El que se hiciera famoso desvistiéndose en The Full Monty) en un secundario que es un eje virtual de la película.


         Los diálogos es el fuerte del director y aunque se tornan perezosos no desentonan. La vuelta final -previsible por el desarrollo- no es sorpresa si recordamos el truco eficaz –por la temática y resolución- de Match Point (película preferida de los no-fans).

En fin, siendo yo sí un fan del director ya no le pido excelencia o ni siquiera que llegue a rozar sus puntos máximos como artista. Por eso Cassandra’s Dreams me resulta una buena película Woody Allen.

Y todavía se da el lujo de que sigamos unos minutos más luego de la proyección pensando en el dilema moral planteado.

     Y eso ya es mucho en el cine de hoy.

ANDRES CALAMARO - TOP 5 ALBUMES


Similar al boom Sabina en nuestro país, Calamaro está en su punto caramelo de la popularidad.

Aclamado tanto aquí como en España, se suceden los homenajes para alabar su música, su figura y su talento.

La comparación con el andaluz no es gratuita, su estilo se volvió similar por priorizar las letras a las melodías, que las tiene pero en dosis menores, más simples y con menos tonos que antes, como cuando comenzaba su etapa solista y era un Calamaro más rocker si se quiere.

Su figura sabemos que ya integra el panteón de los grandes solistas argentinos, junto a Charly García, el Flaco Spinetta y Fito Páez.

Sin un orden aparente y sin contar su etapa con Los Rodríguez, aquí les dejo mi personal visión de los mejores 5 discos de la carrera solista de Andrés Calamaro:


NADIE SALE VIVO DE AQUI

Disco de clima maldito tanto como sublime, cuando Calamaro no era ni siquiera soñaba con ser popular.

El pop para corazones destrozados de Andrés encuentra un equilibrio entre lo correcto y lo bizarro, con citas a su amado Bob Dylan (Dos Romeos) y Tom Waits (la increíble Vietnam).

Para escuchar luego de medianoche y un poco aturdido.
Disfrutable de principio a fin. Tan impopular como maldito y rocker.



ALTA SUCIEDAD

Al día de hoy inescuchable por la difusión insistente en su momento, es su álbum más redondo, prolijo y con canciones no por eso menos valiosas.

Si uno tendría que mostrar un solo disco de Calamaro elegiría este por lo compacto y por su éxito.

Luego vendrían discos extra large en duración, sin una edición aparente por parte de Andrés.



VIDA CRUEL


El Piano Bar de Calamaro. En medio de las luces de neón de los 80's, realiza un disco un tanto intimista, hasta quizá demasiado oscuro para lo esperable de su intérprete. "Estoy perdido y no sé por qué".

Invitados de lujo pasean por el disco como Richard Coleman, Gonzo, Roberto Pettinato, Samalea, Stuka y hasta se da el lujo de que en el tema Vi la raya le hagan coro a él el dúo García y Spinetta.

Todo dicho. Discazo.

HONESTIDAD BRUTAL

Aquí empezó a asomar la verborragia Calamaro, en este álbum doble y desparejo, con temas desencantados, de amores rotos, perdidos. Bah, lo de siempre para el autor.

Invitados de la magnitud de Pappo, Mariano Mores o Maradona lo hacen mas irreal todavía.

En este disco esta todo -aumentado y exagerado- lo que hace que queramos tanto a Andrés.



HOTEL CALAMARO


Pop de plástico, época alfonsinista, kitsch, más cerca de Los Twist que de Fito. Querible.

Canciones que parecen jingles y una rara habilidad de artesano pop.

Otro amor en Avellaneda en otro artista sería casi risible, en Andrés es signo de genialidad.

LENNY KRAVITZ y SHAKIRA

Sí, no enloquecí, Kravitz y Shakira tienen algo en común pero no lo que piensan: un video.

Todos señalan a Lenny enseguida como un ladrón de guante blanco ante el primer riff de guitarra reconocible, pero nadie dice nada cuando el robado es él.


Las imágenes de Are you gonna go my way? lo catapultaron como estrella rocker y el video de Mark Romanek hizo estragos desde la MTV. Si no creen de su influencia miren este video de la simpática -y fuerte- artista colombiana Shakira.

Con un ritmo deudor del High & Dry de los Radiohead (caso de doble robo entonces), el escenario y la estética del clip es casi un calco del de Kravitz. Si tomamos en cuenta que la canción hábilmente es nombrada "Inevitable", casi que la perdonaríamos.



Ahora, si nos fijamos que el disco que contiene este tema se llama "¿Dónde están los ladrones?", nos damos cuenta que la Shaki en verdad... nos está cargando.







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...