miércoles, 29 de marzo de 2017

La muerte 💀 de los blogs




         Me alarma eso, la constante lectura de que los blogs están muriéndose, que los abandonan, que les queda poco, que la plataforma tiene sus horas contadas. ¿Será cierto? 😞


Lo comencé como un hobbie, por ganas de escribir. Hoy lo considero indispensable para mi expresión y no sólo por eso: mi deseo egocéntrico es que me sobreviva para que lo lean mis hijas, para que me conozcan un poco más todavía. Hablando (escribiendo) de lo que sea, se habla de uno también.


          Odiaba a los blogueros que se pasaban a Facebook primero y luego a Twitter por moda y los descuidaban, hasta que caí yo en la trampa con el Instagram. Hoy sé que blogger es la mejor manera de expresión posible porque los contiene a todos. Imagen, video y texto sin límites. ✌


Me resulta muy fácil y hasta cómodo subir una foto 📷 en instagram con un título ingenioso, pero no tanto el hacer una entrada con una idea, con un sentido, con un sentimiento.


          Perdón blogger por la flaqueza, acá estoy y te banco. El día que los malos augurios tengan razón y desaparezcas también se irá un pedacito mío con vos... 😢

viernes, 24 de marzo de 2017

La cuadra de mi infancia





          Melancolía, nostalgia, llamarlo como se quiera. Pero yo estaba ahí, recorriendo el barrio de mi infancia
. Y para llegar a mi lugar comencé desde la otra punta, que no es otra cosa que el colegio. Casa, colegio, barrio, no existía mas que eso. Incluso los abuelos estaban en una lejana Palermo vista desde éste gris Lanús.

Al llegar al lugar de mi ex casa que ya no existe, me sorprende que esa distancia inmensa entre esquina y esquina en mi niñez hoy no lo sea tanto. Hasta parece ridículamente pequeña. Mas que una cuestión de altura la siento un poco triste, menos infantil y a la vez detenida en el tiempo. La misma rotura de calle en la esquina me provoca mas cariño que dejadez.

Lo bueno es recordar ese viejo verdillo en el agua siempre verde de los cordones, donde hacía patinar la rueda trasera de mi bicicleta una y otra vez hasta caer. Lo extraño es ver que nunca supe bien el nombre de mi calle. Recordaba clarito que era D'Elia y ahora me vengo a enterar que es "de Elía".

Acá creé mis filias y fobias. Acá viví más en la calle que dentro de mi casa. Acá empecé a amar a los animales, a la música, a las chicas, a tantas cosas.

          Acá me doy cuenta, también fui feliz...

lunes, 20 de marzo de 2017

los libros 📚 y el leer



          ¿Se leen libros hoy? Al parecer las librerías no disminuyeron (tampoco aumentaron), pero dudo que la respuesta sea categórica y menos aún, optimista.


Pero sin entrar en la discusión entre "papel o pantalla", valoro el descubrimiento de hace unos días no por lo original sino por lo necesario.


Así como vi en una ventana un muestrario de abrigos para que se sirva el necesitado, en otra mas cercana a casa invitan a retirar un libro para que el arte circule y llegue.


Necesario decía porque hoy los libros en Argentina son carísimos y porque éstas iniciativas de buena leche contagian. Temí en un momento pasar compulsivamente a diario para llevarme todo pero no, el positivismo penetra y hace que uno colabore más de lo que retira.


Revistas, suplementos de diarios, hasta me hice de un mapa de la capital tipo Filcar pero antiguo (gracias máster por dejarlo 👌😉). Mi mérito por ahora fue que alguien se hizo algo fan de Prince 😁.


Me gusta, me encanta mi barrio.