STANLEY KUBRICK - Inicios



"Seguramente es la persona más buena que jamás he conocido. Para él es duro haber nacido en el Bronx y tener esa mentalidad de barrio, por lo que trata de ocultarse. Debajo de esa coraza hay un hombre cariñoso y con unos valores muy definidos al que no le gusta el dolor y que no soporta ver a personas o animales sufriendo. Me quedé muy sorprendido." Matthew Modine

Nace el 26 de julio de 1928 en familia de origen judío, de clase media alta. Se convierte pronto en un niño introvertido, dependiente de su madre y en líneas generales, un chico con libertades y de carácter un tanto corriente.

Sus calificaciones hablan de un alumno mediocre, sin destacarse en ninguna materia. Solo atraído por la música jazz, antes de sus gustos por la fotografía y el ajedrez, elementos que serían importantes hasta el final en su rol de director. Gustos análogos entre sí, con más de un punto en común.

La misma reclusión representada sentado detrás de un tablero de ajedrez o de una batería, al fondo de una banda de nueve músicos. La mirada de un voyeur tanto detrás de la lente de una cámara de fotos, como de una cámara de filmación.

La espera del movimiento adecuado, la paciencia infinita, el ritmo y la elección minuciosa, la importante música de fondo. Rasgos que fueron moldeando sus comienzos y cimentando su visión del arte.

En el solitario mundo del ajedrez llegó a competir en torneos barriales por pequeñas cantidades de dinero, que ahorraba con ahínco.

Su padre influye de forma definitoria en su adolescencia, a sus trece años, con el regalo de una vieja cámara de fotos Graflex. Su gusto por la fotografía lo llevaron a la revista más prestigiosa de esa época llamada Look. Datos conocidos pero no así su breve paso como baterista en una banda de jazz (su música preferisa junto a la clásica).

Esto rápidamente le trae prestigio y una buena cantidad de dinero como para autofinanciarse su inevitable y próximo paso como cineasta.

Sus primeros cortos fueron financiados con ellos, ahorros de su propio padre y la amistad incondicional de su primer gran amigo y luego socio: J. Harris.

Cuatro cortos entre los años 1951-1953, tres documentales y un episodio para televisión poco conocido. Lo demás, es un tema conocido por todos los que amamos su cine.


"Imagine a un gran maestro de ajedrez al que le quedan apenas tres minutos y diez movimientos. Dedica dos minutos a una sola jugada porque sabe que, si no lo hace bien, perderá la partida y remata los otros nueve movimientos en un minuto. Y es posible que funcione. En el cine, te enfrentas a decisiones como ésta continuamente. Siempre estás confrontando el tiempo y los recursos con la calidad y las ideas" Stanley Kubrick

Comentarios

  1. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  2. Por lo visto el hombre tenìa bien en claro desde el vamos cual era el yeite en la meca del cine...

    P.D.:Adoro la fotografìa,làstima que es un gusto/hobby carìsimo de costear!! :/

    BESUCHIS PIBITO ;-)

    ResponderEliminar
  3. Judith :)16.3.11

    Kubrick for ever ♥

    ResponderEliminar
  4. Interesante post sobre Kubrick.

    ResponderEliminar
  5. Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacat19@hotmail.com
    besoss
    Catherine

    ResponderEliminar
  6. Uno de mis 5 directores favoritos sin lugar a dudas, pasate por mi blog, quisas te resulte interesante

    http://somewherehiddeninthedeep.blogspot.com/

    un saludo!!!

    ResponderEliminar
  7. Genio absoluto. Abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu artístico comentario