La Gruta de Constitución


          Fue una gran sorpresa el enterarme que un lugar donde suelo transitarlo mucho hubo una "anomalía" en forma de castillo deforme. No deja de ser solo una anécdota pero no creo que muchos la conozcan (los argentinos digo) así que quería compartirla con todos ustedes.



          En el barrio Constitución (así lo llamamos en general pero en realidad el nombre  correcto es el "De la Constitución"), es un lugar solo de tránsito por su gran estación de trenes y es también (por lo menos para mí sí lo es) el lugar mas feo de la capital por sus características (estética y status) y eso que está a solo unos 1500 metros del famoso Obelisco, centro urbano y neurálgico de la Argentina. 

          El dato interesante es que en sus comienzos la plaza frente a la estación (si así se la podía llamar a ese lote gigante mezcla de barro y arbustos), tuvo un castillo cuasi parque de diversiones (¿?) imitando como siempre por estos lares a Europa y mas precisamente a Francia, queriendo crear un monumento de referencia única para la zona en crecimiento imitando a algún lugar ya existente en París. 


          Este sitio con fama recia desde sus comienzos ya que era zona de carretas primero y de ferias ambulantes después, sigue siendo de reos y guapos y hoy cuna de las comunidades inmigrantes (paraguaya y peruana en su gran mayoría) a tono con su historia en cuanto a lo humilde y lúmpen. La autopista gigante creada a finales de los años setenta por los militares partió el barrio en dos y contribuyó a que este espacio no se recuperara mas y mucho menos modernizarse.


          Por eso extraña este injerto tipo Transformer que quiso cambiar la cara y fisonomía y hasta la propia historia barrial. Duró claro muy poco ya que se decía que era inseguro para la vida de los propios niños que lo investigaban, seguramente debido al poco mantenimiento o quizá a su defectuosa construcción. Los últimos años solo fue cuna de gatos.

          A veces  el tiempo pone las cosas en su debido lugar.






Prince y Batman



          La relación entre ambos personajes no pasa solo por la anécdota que contó Prince de aprender a tocar el piano con la melodía de la serie clásica del murciélago a fines de los 60'. Su idolatría por Batman hizo que realizara la banda sonora de la película de los 80 de Tim Burton. Bah, le pidieron un par de canciones y él hizo un disco entero y paralelo a la banda sonora que poco tiene que ver con el film más allá de un par de canciones que sí aparecen en el film (Electric chair, Partyman y otras breves camufladas y de forma instrumental) .

La anécdota real acá es que el que lo recomendó con el director fue el propio Joker, Jack Nicholson, fan del morocho. El disco dicen lo salvó de la bancarrota en ese momento al vender muchos millones y ser número uno en los charts. El film también se sabía que era un éxito antes incluso de su estreno.

          En la TV realizó una presentación promocional de una de esas canciones (Electric Chair en SNL) y lo hizo con el logo de Batman de fondo, algo inédito porque siempre su extraño símbolo lo inundó todo con exclusividad.






          Pero más allá de su gusto la lógica indica que él por su música y su personalidad sería un buen Joker.

Lo demuestra en el video Partyman del disco mencionado donde lo interpreta, un muy buen tema con su estilo característico y que lo describe a pleno a gusto con la gracia del personaje (según él mismo inspirado en cuando conoció a Nicholson).

          Prince y Batman/Joker, una unión fructífera.






“Una mujer dice a su amante: ¿Por qué tienes un órgano tan pequeño?’ 
Él contesto: ‘No sabía que estaba tocando en una catedral’
Canción Vicky Waiting




Entradas relacionadas

  1.      Top 5 Mujeres Hermosas (con la Bassinger)
  2.      El día de Batman
  3.      Top 10 Mis superhéroes preferidos 
  4.      Artistas favoritos de este blog
  5.      El gran Jack Nicholson

La última canción cantada por Freddie Mercury




          Hoy que está de moda por su biopic, quise rescatar algo sobre él. Y esa canción última fue Mother Love, escrita en mayor medida por Brian May pensado en la vivencia y la enfermedad de su compañero en ese momento. Publicada recién en 1995 cuatro años después de la muerte del cantante en el disco Made in Heaven, el último de Queen con canciones originales y algún que otro relleno de disco solista de Mercury pero todo pasado por el tamiz de estilo y sonido rockero de la banda.

     Grabada en Suiza en sus 
propios estudios en Montreaux, la letra da escalofríos por su crudeza y por saberse de que Freddie pedía cantar todo lo que podía ("Hagan letras, denme que cantar"), hasta el final de sus días. 

     Al concluir el video se traduce brevemente la confesión del propio guitarrista sobre la canción y ese momento.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...