La cuadra de mi infancia



Melancolía, nostalgia, llamarlo como se quiera. Pero yo estaba ahí, recorriendo el barrio de mi infancia
. Y para llegar a mi lugar comencé desde la otra punta, que no es otra cosa que el colegio. Casa, colegio, barrio, no existía mas que eso. Incluso los abuelos estaban en una lejana Palermo vista desde éste gris Lanús.

Al llegar al lugar de mi ex casa que ya no existe, me sorprende que esa distancia inmensa entre esquina y esquina en mi niñez hoy no lo sea tanto. Hasta parece ridículamente pequeña. Mas que una cuestión de altura la siento un poco triste, menos infantil y a la vez detenida en el tiempo. La misma rotura de calle en la esquina me provoca mas cariño que dejadez.

Lo bueno es recordar ese viejo verdillo en el agua siempre verde de los cordones, donde hacía patinar la rueda trasera de mi bicicleta una y otra vez hasta caer.

Lo extraño es ver que nunca supe bien el nombre de mi calle. Recordaba clarito que era D'Elia y ahora me vengo a enterar que es "de Elía".

Acá creé mis filias y fobias. Acá viví más en la calle que dentro de mi casa. Acá empecé a amar a los animales, a la música, a las chicas, a tantas cosas.


Acá me doy cuenta, también fui feliz...

los libros 📚 y el leer



          ¿Se leen libros hoy? Al parecer las librerías no disminuyeron (tampoco aumentaron), pero dudo que la respuesta sea categórica y menos aún, optimista.


Pero sin entrar en la discusión entre "papel o pantalla", valoro el descubrimiento de hace unos días no por lo original sino por lo necesario.


Así como vi en una ventana un muestrario de abrigos para que se sirva el necesitado, en otra mas cercana a casa invitan a retirar un libro para que el arte circule y llegue.


Necesario decía porque hoy los libros en Argentina son carísimos y porque éstas iniciativas de buena leche contagian. Temí en un momento pasar compulsivamente a diario para llevarme todo pero no, el positivismo penetra y hace que uno colabore más de lo que retira.


Revistas, suplementos de diarios, hasta me hice de un mapa de la capital tipo Filcar pero antiguo (gracias máster por dejarlo 👌😉). Mi mérito por ahora fue que alguien se hizo algo fan de Prince 😁.


Me gusta, me encanta mi barrio.



El "viejo" Alan Parsons



          Una de las pocas cosas que le agradezco a mi viejo es el de hacerme melómano. Con su viejo combinado Winco (que en ese momento era una novedad y hasta un lujo), nos castigaba todos los fines de semana durante horas con su música cuando no iba a ver a su San Lorenzo querido (si, por eso yo me hice de la contra y por partida doble: Boca y Huracán).

          En sus lps convivían sin ruborizarse los tangos con la proto cumbia de los Wawanco, los Bee Gees con Julio Iglesias, los infumables pasodobles con Alan Parsons Proyect. Éstos últimos son mi idea máxima de su modernidad que hoy agradezco por su variedad y que me hicieron un escucha múltiple. Gracias por esa "locura" entonces viejo.


la portada de LP que recuerdo de mi infancia





          Reencuentro con mi amigo 
mas antiguo de la infancia en su casa donde la charla giró en torno al recuerdo, a la música y a unas de sus bandas favoritas de aquellos años: Alan ParsonsY pienso ahora que él es el único de todos que lo conoció a mi papá y que incluso me avisó de su muerte. "Redondeces" que te regala la vida a veces. 





          A la noche y todavía cebado por el encuentro, escucho aleatoriamente a la banda en YouTube (cosas de la psiquis, nunca me interesó) y redescubro una canción que me fascinaba en la infancia pero que nunca mas escuché.

A contramano de la música que hacían, un hit que nunca fue hit, disco/funk de extraña forma que me explica hoy desde el ayer de mis propios gustos...




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...